Las mascotas, un gato y un perro, jadearon por más de una hora en medio del calor de la cabina del auto hasta morir, según el guardia de seguridad del establecimiento, que al percatarse de la situación, dijo haber tocado puertas de todas las oficinas en busca del responsable, pero nadie reclamó el vehículo. 

La guardiana de estos dos animales resultó ser una mujer de 47 años y residente en Añasco, quien ha sido citada a la fiscalía este viernes como parte de una investigación que podría terminar en la radicación de cargos en su contra bajo la ley 154 (Para el Bienestar y Protección de los Animales).

“La señora alega que dejó a los animales un momento (en el carro) para hacer unas gestiones. Pero entendemos que no fue un momento, fue bastante tiempo”, señaló el sargento Eliezer Nieves del distrito de Mayagüez.

La mujer había dejado el cristal abierto a solo una pulgada aproximadamente.

El caso cobró la atención de la oficial investigadora de Crueldad contra Animales, Maritza Quiñones, quien se presentó a la escena para brindar apoyo a la policía. 

“Es lo mismo que cuando se deja (olvidado) un bebé dentro de un vehículo, pero aquí, ella sabía que los estaba dejando”, dijo Quiñones, recalcando que hace falta más educación respecto al tema y la ley 154, puesto que los agentes de seguridad que se percataron de lo sucedido, “no sabían que podían romper el cristal”, acotó.  “Estamos en pañales”, reiteró la oficial investigadora.

El guardia de seguridad, Lester Alequín, fue quien se percató del incidente a eso de las 11:25 am, mientras daba su ronda preventiva.

“Al que escuché fue al gato. Ya estaba maullando y brincando dentro del vehículo. Me detengo y me percato de que (también) hay un perrito marrón y negro y un gatito gris con líneas blancas”.

Cuando la policía llegó, el perro ya había muerto a las 12:28 pm. El gato murió en brazos de la mujer, que salió de las oficinas de la Asociación de Suscripción Conjunta (ASC) del Seguro de Responsabilidad Obligatorio, al ver la policía frente a su vehículo.

“Ella empezó a gritar y abrazo al perrito”, lamentó Alequín, quien aseguró “se preguntó en el lobby de quien es el vehículo Nissan versa color gris (incluyendo el número de tablilla) y nadie apareció”. 

La mujer, quien podría enfrentar desde sanciones con probatoria hasta cárcel, está citada para comparecer este viernes al Tribunal de Mayagüez.

El agente Jose Flores, coordinador de la Ley 154 para el Bienestar y Protección de los Animales, asistió la escena.