Santiago Rodríguez dijo a Primera Hora que aunque no capturaron el animal, sí identificaron en una pendiente lo que él entiende es una garra, y que por espacio de unos 20 minutos captaron un olor como a algo podrido. Asimismo, a eso de la medianoche vieron unas luces que parecían lo estaban mirando, pero luego desaparecieron y él no sabe si se trató de una luciérnaga.

“Anoche todo transcurrió normal. Normal como uno dice, hubo unas señales una serie de visualizaciones, nada concreto, pues (algo) se movió, podía ser una luciérnaga, me refiero a los ojos… fue como a las 12:15 a.m. no puedo decirte que fue (la gárgola), la impresión era que nos estaba mirando, pero no sé si eran ojos, un tipo de luciérnagas, pero lo que era nos estaba mirando”, explicó el cazador.

Pero, al final de la jornada, que comenzó el domingo cerca de las 2:00 p.m. y se extendió hasta eso de las 3:30 a.m. de hoy, lunes, no hubo otros incidentes con el equipo de captura o con los gallos, gallinas y gansos aledaños al sector Parcelas Imbery, de Barceloneta.  Recordó, que como parte del operativo de captura, usaron tres trampas con dos pollos cada una.

Agregó que consultará con las cerca de 12 personas que lo ayudaron ayer en la búsqueda para escoger cuando regresan a la búsqueda.

“Mis muchachos están bien optimistas, esperamos dar con él”, sostuvo Santiago Rodríguez.

Sobre las críticas que ha recibido la creencia de que existe una gárgola, el líder comunitario aseguró que él ha visto la criatura de color gris, con alas y delgada en al menos ocasiones: una en 1995, cuando la vio volando, y ahora este mes cuando lo vio brevemente caminando en el bosque de lado a lado.

“Le quiero decir a esas personas (que se burlan de él) que el mundo es místico, que hay cosas que el ser humano desconoce, yo respeto su opinión, pero pido que respeten la mías, yo no busco pauta para esto, yo nunca los he llamado, ustedes llegaron a donde mí, a mí no me preocupa que la gente se burle, yo sé lo que vi, yo no estoy loco”, afirmó.

Santiago Rodríguez explicó que él piensa que la criatura mata para alimentar a sus crías y que podría haber más de una de esas criaturas porque ha recibido información de otros casos similares. Detalló que en Morovis se hallaron numerosas gallinas muertas y en otro sector de Barceloneta un niño vio a un pequeño perro sin hocico, que se alejó primero en cuatro patas y luego en dos.

Respecto a las advertencias del ufólogo Reynaldo Ríos de que una cacería de la supuesta gárgola podría ser peligrosa porque la criatura podría atacar a los cazadores, el cazador argumentó que ha considerado eso, “pero siempre he tenido un lema, hay que tener más cuidado como uno actúa como ser humano que a estas cosas, yo lo que le temo es a Dios”.