Todas las mañanas, hace 56 años, Sixto Negrón sale de su casa en Toa Alta, rumbo al Aeropuerto Internacional Luis Muñoz Marín, en Isla Verde. Es maletero y junto a él ya son tres generaciones de su familia en el oficio, pues su hijo Edwin Negrón Otero y su nieto, Sixto Negrón Montalvo, también laboran como maleteros en el terminal aéreo.

Don Sixto, quien tiene 76 años de edad y todavía no tiene fecha de retiro, fue homenajeado hoy por ser el empleado de mayor antigüedad en el Aeropuerto. La firma Aerostar Airport Holding lo galardonó con la medalla conmemorativa del 60 aniversario del Aeropuerto Internacional Luis Muñoz Marín, en una concurrida ceremonia en el terminal “B” del predio, encabezada por el gobernador Alejandro García Padilla.

“Nunca olvidaré que cuando empezaba, el precio por maleta era más barato y me mandaron a buscar a un pasajero a la pista porque antes los teníamos que buscar hasta allá. No voy a decir el nombre porque es una persona bien conocida. Lo busqué en la pista y cuando llegamos a la línea aérea, me pagó exactamente lo que era la maleta. Ni un centavo de propina me dio”, rememoró don Sixto, sin soltar prenda de su famoso cliente.

“Le he cargado las maletas a Willie Mays, a Peruchín Cepeda, a Wilkins, Danny Rivera y a Marco Antonio Muñiz. Ese es el pasajero mejor que he visto, una persona bien humilde y muy bien pagador”, dice riendo.

Además de don Sixto, Carlos Santana recibió la medalla por trabajar con seguridad de pasajeros a través de su desempeño como mecánico de aviación desde 1969 y José Robles fue reconocido por el compromiso que mantiene con el aeropuerto y los pasajeros, tras haberse jubilado y retornado como voluntario al espacio aeroportuario.

En la ceremonia se reconoció también a la aerolínea Delta Air Lines por ser la única que ha operado de manera ininterrumpida por los pasados 60 años desde que se inauguró el aeropuerto, en 1955. El galardón fue recibido por José Torres, gerente general de Delta Air Lines para Centroamérica y el Caribe. 

“Mi padre era maletero para Panamerican. El recuento histórico que se hace hoy aquí hizo que saltaran a mi memoria las historias de mi padre de aquel aeropuerto cuando era estudiante universitario y llegaba de la Segunda Guerra Mundial. Puerto Rico se transformaba”, contó el gobernador remontándose a 1946 cuando se utilizaba para los vuelos internacionales el Aeropuerto de Isla Grande y se anunciaba la construcción del hoy Aeropuerto Luis Muñoz Marín.

“Los proyectos tienen su proceso, su inicio, desarrollo y culminación... Los invito a mirar nuevamente esta restauración del Aeropuerto Internacional Luis Muñoz Marín como parte de lo que dentro de mucho tiempo otras generaciones podrán mirar como aquella transformación que vivió Puerto Rico para resolver los problemas de ahora”, señaló el gobernador en su mensaje en la actividad. 

“Durante seis décadas, el Aeropuerto Internacional Luis Muñoz Marín ha estado presente en la historia, cultura e identidad de cada uno de los puertorriqueños. Según presagió don Luis Muñoz Marín, durante su discurso inaugural de estas facilidades, este aeropuerto se ha convertido en el centro de tránsito intercontinental que entrelaza a Norte América y América del Sur”,  indicó el principal oficial ejecutivo de Aerostar Airport Holdings, Agustín Arellano, en su mensaje en la ceremonia a la que asistieron el alcalde de Carolina, José Carlos Aponte Dalmau, varios legisladores, jefes de agencias, empresarios de la banca y de la industria turística.

Entre los invitados se destacaba, la hija de Muñoz Marín, Victoria Muñoz Mendoza y el veterano empresario John Fucile, quien también fue galardonado con una medalla conmemorativa, porque dedicó cinco años al recogido de unas 250,000 firmas para que el aeropuerto fuera denominado en 1985 con el nombre del primer gobernador electo de Puerto Rico.

El alcalde de Carolina, José Carlos Aponte, manifestó que a medida que han pasado los años el Aeropuerto ha ido evolucionando a la par con el País. 

“Se modernizó su torre de control y se amplió su infraestructura para dar cabida a nuevas líneas aéreas que hicieron de Puerto Rico un imprescindible puerto aéreo tanto para el turismo local y extranjero como para el comercio internacional”, indicó el alcalde.

Sobre los proyectos en desarrollo en el aeropuerto, Orellano indicó que este año esperan concluir la remodelación completa del Terminal “C” y el pasillo que conecta los terminales “C” y “D”. Además, en noviembre próximo proyectan terminar la remodelación de las áreas de los mostradores de las líneas aéreas.

En cuanto a nuevos vuelos, detalló que el próximo mes de julio comienza a operar la aerolínea mexicana Volaris, con dos vuelos semanales entre Cancún y San Juan y en noviembre, Norwegian Airlines comenzará cuatro vuelos a Londres, Oslo, Estocolmo y Copenhage, utilizando por primera vez en Puerto Rico, un tipo de Boeing 787.

“Estamos haciendo renovaciones, ampliaciones y mejoras que nos lleven a la modernidad y nos permitan competir a nivel mundial”, sostuvo Orellano para agregar que al mes corriente el flujo de pasajeros es de 8.7 millones. En 1988 se alcanzó por primera vez la cifra de ocho millones de pasajeros, pero en 2011 se redujo considerablemente.