Unos 20 jóvenes recogieron hoy 325 bolsas de desperdicios de las playas que se encuentras desde La Posita hasta Monte Grande, en Loíza, informó su alcaldesa Julia Nazario Fuentes.

Esta iniciativa, que culminará en octubre, forma parte de un proyecto de limpieza gestado por el Municipio de Loíza con el Instituto Socioeconómico Comunitario de Puerto Rico (INSEC), entidad que aportará los fondos para el pago a los jóvenes.

También puede leer: Playa de Isla Verde amanece llena de basura y neveritas de foam

La primera ejecutiva municipal expresó que esta alianza se gestó a inicios de año como una propuesta competitiva de fondos y, aunque se aprobó en abril pasado, por las complicaciones relacionadas a la cuarentena por el covid-19 se atrasaron las labores que iniciaron esta semana.

“Ya le informamos al nuevo secretario del Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA), licenciado Rafael Machargo, de esta iniciativa y estamos colaborando también con otros grupos de voluntarios. Aunque el DRNA es el encargado de las playas por ser parte de nuestro Bosque Estatal de Piñones, no tienen los recursos humanos y técnicos para manejar la gran cantidad de desperdicios que se generan en la zona”, explicó Nazario Fuentes.

Personal del DRNA dispondrá de las 325 bolsas de desperdicio recogidas en las costas de Loíza.

"Invitamos a los interesados a descubrir lo que hemos denominado 'Loíza de Puente a Puente', donde iniciamos desde el Puente Boca de Cangrejos en Torrecilla Baja, pasando por el Puente de Los Restauradores sobre el Río Grande de Loíza y llegando hasta el Puente Herrera, sobre el río del mismo nombre en Medianía Baja, en la frontera con Río Grande", añadió la alcaldesa.

Con una extensión de 2,290 cuerdas entre Carolina y Loíza, el Bosque Estatal de Piñones es el bosque de mangle más grande de Puerto Rico e incluye la Laguna de Piñones, Playa Aviones, Playa Chatarra, Tres Palmas y Vacía Talega, entre otros lugares de interés. Fue establecido como bosque en 1919 y como reserva natural en 1979.