La Junta de Supervisión Fiscal (JSF) reclamó este martes al liderato congresional de los Estados Unidos que tienda su mano a Puerto Rico ofreciente un paquete de recuperación para atender lo que podrían ser daños a la economía en el orden de $45,000 a $95,000 millones.

En una carta de cinco páginas, el presidente del ente federal, José B. Carrión, indicó al líder de la mayoría en el Senado, Mitchell McConnell y al speaker cameral Paul Ryan, así como los líderes de la minoría en ambos cuerpos legislativos, Charles Schummer y Nancy Pelosi que asistan a Puerto Rico otorgándole subvenciones o reembolsos al tiempo que el gobierno central enfrentarán “deficiencias de efectivo severas” tras el paso del huracán María.

La JSF también solicita al Congreso, un préstamo de emergencia que dé liquidez al gobierno y préstamos de bajo costo para enfrentar la crisis de caja, que ahora se suma a la crisis humanitaria que experimenta 3.4 millones de puertorriqueños tras el paso del huracán.

En la carta, Carrión indica que todavía es prematuro proveer un análisis de los daños ocasionados por el ciclón que afectó a Puerto Rico el pasado 19 y 20 de septiembre, pero citó un reporte publicado hoy por Moody’s Investment Service en el que se estima que los daños que encara Puerto Rico pueden rondar entre $45,000 millones y $90,000 millones.

“Debemos hacer todo lo que podamos para ayudar a Puerto Rico para evitar una tragedia de proporciones históricas”, dijo Carrión.

La carta a los líderes congresionales surge el mismo día en que el presidente de Estados Unidos, Donald J. Trump, visitó Puerto Rico para conocer cómo se efectúan los trabajos de recuperación y el impacto que tuvo María en el territorio que atraviesa por un proceso de bancarrota.