Hasta morirse ha cambiado recientemente en Puerto Rico.

Las principales causas de muerte en la Isla ya no son las que eran hace unas décadas. Tristemente, aumentan cada vez más los riesgos de morir de cáncer o por causas violentas, según demuestra un informe de la Junta de Planificación (JP) publicado en noviembre sobre el cuadro de la mortalidad en Puerto Rico.

La tasa de muertes violentas entre 2010 y 2011 subió en la lista de las principales causas de muerte de la posición once a la séptima, siendo los jóvenes entre 20 y 24 años -principalmente varones- los que perdieron la vida.

Todos lo intuimos, pero el Informe de la JP al gobernador Alejandro García Padilla lo reconfirma: las muertes violentas van proliferando en el escenario de las vías públicas y el segundo lugar donde se suscitan es en los residenciales públicos.

En el caso de las mujeres, la violencia toca las puertas principalmente de las que tienen entre 30 y 34 años de edad y la violencia de género es la que las asedia mayormente.

Los varones puertorriqueños víctimas del crimen siguen muriendo principalmente a causa del trasiego de drogas; en segundo lugar producto de venganzas y el tercer motivo son las discusiones.

El cáncer también desplazó a las enfermedades cardíacas como la principal causa de muerte en Puerto Rico y, de nuevo, los hombres superan en eso a las mujeres.

Se espera que el cáncer siga en ascenso, tanto como la diabetes, lo que supone un reto económico mayúsculo para el Gobierno y para los ciudadanos, ya que ambas enfermedades requieren de cuidados costosos.

El alzheimer sigue cobrando terreno también, al extremo de que las muertes relacionadas a esa condición ya desplazaron a las cerebrovasculares de la cuarta posición en la lista de las causas principales de muerte en la Isla.

Con respecto a la diabetes, el informe enviado a García Padilla aporta un dato que tienen que tomar en cuenta las mujeres para que se cuiden más.

En el grupo de 20 a 59 años, mueren más féminas que hombres por culpa de esa enfermedad.

Se estima que cuando culmine el 2013 la tasa de mortalidad de Puerto Rico, la general, se mantendrá estable: en 2,400 muertes.

Las muertes se van a “estancar” aunque más boricuas mueran por alzheimer, cáncer y diabetes, porque las enfermedades del corazón seguirán bajando.

Para 2011, las principales causas de muerte fueron las siguientes, en el mismo orden:

Los tumores malignos, las enfermedades del corazón, la diabetes mellitus, el alzheimer, las enfermedades cardiovasculares, los accidentes, los homicidios, las enfermedades pulmonares crónicas, las neumonías e influenzas y las septicemias.

No hemos cambiado, sin em- bargo, en los patrones de muerte que dividen a los hombres de la mujeres, en cuanto a la expectativa de vida de ambos sexos.

Las puertorriqueñas, pese a lo que ha pasado en los últimos años, sobreviven a sus parejas varones.

Lajas con más muertes; Guayanilla con más cáncer

El mapa de la muerte revela otros datos demográficos a los que el gobernador y Salud tienen que prestarle atención inmediata.

Los pueblos con las tasas de mortalidad más alta son Lajas, Mayagüez, San Germán, Hormigueros, Cabo Rojo, Ceiba, San Juan, Fajardo y Aibonito.

El cáncer arrecia y mata más gente en Guayanilla.

A Guayanilla les siguen Aibonito, Quebradillas, Hormigueros, Adjuntas, San Juan, Naranjito, Lajas y Patillas, según datos de 2010.

San Juan, Bayamón y Caguas, son de otro lado, las regiones que registran más asesinatos; y Vieques, Maricao, Lajas, Maunabo y Patillas aparecen con los índices más elevadas de suicidios.

En cuanto a los suicidios, el informe al gobernador destaca una disminución de 288 casos a 254, en el periodo de 2010 a 2011.

En 2009, las muertes por suicidio se habían disparado, con una incidencia de 328.

Las muertes del corazón, mientras tanto, tuvieron mayor prevalencia en Culebra, Guánica, Sabana Grande, Cabo Rojo, Lajas, Vieques, Patillas, Ponce y Hormigueros.

Culebra pasó a la posición más alta en 2010, luego de que en 2000 tuvo la tercera tasa más baja.

Algo bueno pasó en Santa Isabel.

Este municipio tuvo la reducción más significativa de muertes por fallas cardíacas en 2010, cuando se compara con el 2000.

Toa Baja con menos muertes; Loíza con menos cáncer

¿Otras noticias buenas?

Que Utuado sigue siendo la región policiaca que registra menos muertes violentas.

Que en 2000 y 2011, los pueblos con cero suicidios fueron Culebra, Guánica, Loíza y Rincón.

Que Loíza, Toa Baja y Cidra, Peñuelas, Florida, Villalba, Naguabo, Moca, Vieques y Gurabo tuvieron la incidencia más baja de cáncer, y que Comerío, Morovis y Ciales figuraron entre los municipios con las tasas más bajas en muertes por enfermedades del corazón.

Los pueblos con las tasas de mortalidad más bajas en 2010 fueron: Toa Alta, Cidra y Morovis. Toa Alta y Morovis venían con esa tendencia desde 2000.