México. El juego entre Puerto Rico y República Dominicaba en la tarde de hoy fue tan intenso en el tabloncillo como fuera del mismo.

Una jugada en el segundo tiempo del partido, en la que José Juan Barea cayó al piso tras recibir una falta personal de Francisco García, impulsó a un fanático a gritarle al jugador dominicano que le rompiera la pierna al armador boricua, que estaba imparable. 

Al parecer, doña Marta no pudo controlar los nervios y comenzó a llorar, buscando consuelo sobre el hombro de Sara Rosario, presidenta del COPUR, que estaba sentada a su lado.

Por su parte, el alero dominicano Francisco García dio cátedra de espíritu deportivo al acercarse hasta los asientos de la familia Barea para pedirles excusas por lo sucedido y decirles que no hicieran caso a ese tipo de comentarios.

Afortunadamente, la situación no pasó a mayores ni sacó de concentración a José Juan Barea, quien aportó 37 puntos, 9 asistencias y 7 rebotes en la victoria de Puerto Rico sobre República Dominicana.