El dirigente de los Red Sox de Boston, Alex Cora, tendrá más tiempo para tomar una decisión en cuanto a la visita de los campeones de la pasada Serie Mundial a la Casa Blanca para un encuentro con el presidente Donald Trump.

Los Red Sox tienen pendiente una serie de tres partidos contra los Orioles en Baltimore y podrían aprovechar la ocasión para ir a la Casa Blanca.

Esta semana, Cora dijo que no ha decidido si estará con aquellos funcionarios y jugadores que opten por reunirse con Trump. El joven dirigente sostuvo que primero deseaba reunirse con funcionarios del gobierno de Puerto Rico, así como ejecutivos de la banca y del sector privado para recibir información antes de determinar.