La cancelación de la serie final de la Liga de Voleibol Superior Femenino (LVSF) por orden de la Federación Puertorriqueña de Voleibol (FPV) ya comienza a generar consecuencias y repercusiones que son discutidas no solo en el ambiente del voleibol, sino que en todo el País.

La cancelación ha dado pie a que surja el tema del discrimen contra la mujer. Han señalado a la FPV por discrimen al no permitir la sustitución de la jugadora de las Sanjuaneras, Destinee Hooker, quien está incapacitada para seguir jugando porque un embarazo que lleva ha sido diagnosticado como de alto riesgo.

La apoderada de las Pinkin de Corozal, Lilly Rojas, comprende claramente el que surjan críticas e insinuaciones de discrimen como consecuencias de la decisión tomada por la FPV.

Relacionadas

“Le van a sacar punta. Claro que sí. Más aún cuando la gente no tiene todos los detalles“, dijo la apoderada, exjugadora y única mujer entre los apoderados del Voleibol Superior Femenino.

Lilly Rojas, aquí en una foto de archivo de cuando fue dirigente de Corozal en el 2006, ha rescatado al equipo para el 2020 ahora en rol de apoderada. (Archivo)
Lilly Rojas, quien luchó en el 2020 como la única mujer apoderada en el Voleibol Superior, opinó que la decisión de la Federación contra San Juan fue tomada con "empatía" a la mujer.

Rojas está convencida de que la decisión de la FPV fue tomada con “empatía” por la mujer y velando estrictamente el reglamento de juego.

“No se tomó (discriminatoriamente) porque conozco a Picky (Servera) y a (César) Trabanco y no son de ese tipo de personas”, dijo al mencionar al director del torneo y al presidente federativo, respectivamente.

Más bien, Rojas dijo que la decisión fue tomada en base a la “presión” que tenía la FPV porque habían aprobado a las Valencianas de Juncos la sustitución por lesión de la jugadora refuerzo (Lindsay Stalzer) en la etapa semifinal y que a la semana siguiente reapareció jugando con la selección de Estados Unidos en el Campeonato Norceca en México.

La participación de la jugadora con Estados Unidos dio la impresión de que no estaba incapacitada para jugar en Juncos. Las Valencianas pidieron entonces la sustitución porque la jugadora necesitaba días de descanso para sanar un espasmo muscular.

“No se hizo sin empatía y nada por el estilo. Esa decisión venía de más atrás, de lo que había pasado en Juncos. Ya había un ambiente de inconformidad. Había presión de antes”, dijo Rojas.

Ahora, la Federación y los apoderados están llamados a analizar la cláusula de sustituciones para el futuro, agregó Rojas.

Otras consecuencia indirecta es la posibilidad de que la política y tribunales entren la discusión. La Liga está emplazada en el Tribunal de Primera Instancia de San Juan.

El alcalde de San Juan, Miguel Romero, ha usado sus redes sociales para expresar su desacuerdo con la decisión de la LVSF. La exgobernadora Wanda Vázquez Garced también se ha expresado a favor de la jugadora Hooker.

Otra consecuencia en la decisión son las pérdidas económicas de los equipos y la liga, la que tiene contrato de transmisión de los juegos. Usualmente para los equipos una Serie Final les ayuda a cuadrar caja.

El apoderado de las Sanjuaneras afectados por la decisión, Marcos Martínez, no piensa en los efectos económicos de la cancelación de la final porque su lucha es por probar que tenía la razón al no comparecer a la serie final. Martínez también dijo que su lucha es por la dignidad de la mujer.

Pero especificó que tendrá que poner más dinero de su bolsillo sin el ingreso de la taquilla de la serie final. Dijo que al personal del equipo se le deben dos cheques, siendo el primero esta semana. El segundo debe estar depositado al final del mes.

“Lo hago con mucho gusto para poner mi granito de arena, por devolver las bendiciones que he recibido, porque sé que esas jugadoras son un modelo”, dijo.

Las Criollas y las Sanjuaneras son dos de los equipos más costosos de la LVSF por la calidad de jugadoras que tienen en nómina. Entre los dos equipos hay siete jugadoras del Equipo Nacional y otras que pertenecieron a la Selección y son figuras de la liga.

Las Criollas no generaran ingresos en la serie final por concepto de venta de taquillas.
Las Criollas no generaran ingresos en la serie final por concepto de venta de taquillas.

La FPV tiene además un contrato de derecho para transmitir los juegos de la liga con los mantenedores de la comunidad virtual Fantuyo.com, que produce las transmisiones de los encuentros transmitidos por esa plataforma.

El acuerdo de la FPV con los equipos es repartir equitativamente las ganancias por derechos de transmisión con todos los equipos. Los ingresos serán menores porque la totalidad de la serie final fue cancelada.

Mientras, otra consecuencia pendiente es el ánimo de las jugadoras sanjuaneras a representar a Puerto Rico en la Selección Nacional que organiza la misma FPV que las suspendió por un año de participación en la Liga de Voleibol Superior.

Además, las jugadoras sanjuaneras perderán el taller del Voleibol Superior que muchas necesitan para llegar en condición de juego a la Selección, que tiene en el 2022 el compromiso del Campeonato Mundial al que recién clasificó.

Las Sanjuaneras tiene a tres jugadoras que vieron acción recién con la Selección Nacional.

El dirigente nacional, Fernando Morales, dijo que conoce de parte de las jugadoras que no hay un resentimiento con la Selección. Morales dijo que lo conoce en base a las llamadas que le dieron tres jugadoras afectadas en la serie final y que son parte de la Selección.

“Ellas siguen en pie con la Selección. Ellas me llamaron pidiendo consejos sobre lo que podía pasar. Les dije que tomaran la decisión pensando en ellas. Más bien, la preocupación de ellas era pensando si iba no iban a poder jugar con la Selección”, dijo Morales.