Dicen en el Voleibol Superior Femenino que cruzarse con las Criollas de Caguas en la postemporada es el equivalente a firmar una sentencia de eliminación porque ese equipo es el Cuco, el equipo con potencia para meter miedo, con personal nacional que se come viva a las jugadoras rivales.

Pues las Criollas son así de pederosas, pero están grandecitas -además de físicamemte- para creerse que son el Cuco y saben que los demás equipos en la postemporada ya dejaron la pavera y tampoco creen en ese cuento de cuna.

El dirigente de las Criollas, Juan Carlos Núñez, es reconocido por ‘no bajarle ni una, ni dos’ a la intensidad de sus jugadoras y dijo que esta postemporada 2022 tampoco será la excepción a su política de dirigir.

Relacionadas

“Es que no puedo creer que jugar contra mí es firmar una sentencia porque al momento en que me crea eso le voy a transmitir a las jugadoras que se pueden relajar. Yo no subestimo a nadie”, dijo el 11 veces dirigente campeón del Voleibol Superior Masculino.

Caguas tiene razones de peso para ser considerado favorito sobre las Valencianas. Las Criollas tienen a media Selección Nacional en su personal, incluyendo a Pilar Victoria, Neira Ortiz y Shara Venegas y Diana Reyes, además de la veterana Karina Ocasio y dos importadas.

Fuera de cuentos, Caguas inicia este miércoles con toda la seriedad su defensa en la postemporada en el primer juego de la serie semifinal ante las rivales de la carretera 30, las Valencianas de Juncos. Caguas jugará como local en Humacao.

La otra semifinal es entre las Pinkin de Corozal y las Atenienses de Manatí.

Juncos terminó cuarto lugar en la temporada regular, por lo que se cruzará en las semifinales con las Criollas, que terminaron en el primer lugar con marca de 13-3.

Juncos tiene el personal para haber quedado más arriba en el standing; tiene a Aury Cruz, a Natalia Valentín, a la Jugadora Más Valiosa de la pasada temporada, Taylor Sandbothe, quien además fue jugadora de las Criollas el año pasado. También contrataron recién a Leah Edmond, quien ha metido la pelota con las Valencianas, aunque no recibe.

Juncos, de hecho, fue autor de una de las tres derrotas de las Criollas en la temporada regular, por lo que Núñez dijo que no perderá de perspectiva el poder de las Valencianas, que, históricamente, vencieron a las Criollas en una de las finales más espectaculares del voleibol moderno, la del 2007.

“Juncos tiene ahí jugadoras de calibre, veteranas”, dijo Núñez.

Si Caguas supera a Juncos, luego enfrentará en la final al ganador de Corozal y Manatí.

Y Corozal representa otro reto para las Criollas. Las Pinkin fue el único equipo del torneo que pudo vencer a las Criollas más de una vez. Además de esas dos victorias, Corozal también tuvo a Caguas en 2-0 en un partido antes que las campeonas le viraran el resultado.

En fin, Caguas puede ser considerado el Cuco, pero tiene razones para no creerse tan letal.