Helsinki. Un estudio científico finlandés publicado este viernes asegura que la gran mayoría de las personas infectadas por el coronavirus SARS-CoV-2 mantiene anticuerpos en su organismo seis meses después del contagio, con un nivel más alto cuanto más grave fue la enfermedad.

La investigación, elaborada por el Instituto Nacional de Salud y Bienestar de Finlandia (THL), analizó a 867 adultos que dieron positivo a COVID-19 en primavera y descubrió que 792 de ellos -el 81.3%- seguían teniendo anticuerpos neutralizantes en la sangre al menos seis meses después de contagiarse.

“El hecho de que los anticuerpos persistan durante tanto tiempo en una proporción tan grande de los infectados es un hallazgo prometedor, y el encontrar anticuerpos neutralizantes en particular puede significar una protección más duradera contra una nueva infección”, dijo en un comunicado Merit Melin, investigadora de THL.

Según este organismo, los resultados de este estudio concuerdan con algunas investigaciones recientes, que también hallaron anticuerpos neutralizantes en personas infectadas a pesar de que la cantidad total de anticuerpos disminuyó paulatinamente en los meses posteriores a la infección.

Aunque aún no se sabe con seguridad, los expertos creen que los anticuerpos neutralizantes son los que proporcionan la inmunidad contra el COVID-19, pero de momento se desconoce qué cantidad de este tipo de proteínas es necesaria para evitar un nuevo contagio y cuánto tiempo dura esta protección.

La nuevas vacunas mRNA, como las desarrolladas por BioNTech-Pfizer y Moderna, proporcionan un alto nivel de anticuerpos neutralizantes en personas de todas las edades y su eficacia es muy alta, según los ensayos clínicos, aunque la duración de su inmunidad es todavía una incógnita.

“Nuestro hallazgo de que los anticuerpos persisten en la mayor parte de los infectados más de seis meses aporta optimismo sobre la larga duración de la inmunidad de las vacunas”, señaló Arto Palmu, investigador de THL.

En octubre pasado, THL presentó las primeras conclusiones de su estudio, según las cuales casi la totalidad de las personas infectadas que fueron analizadas seguía teniendo anticuerpos cuatro meses después del contagio.