BEIJING. La Organización Mundial de la Salud declaró esta tarde como una emergencia mundial el brote provocado por un nuevo virus en China que se exportó a más de una docena de países después de que el número de casos se multiplicara por diez en una semana.

La agencia de salud de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) define una emergencia internacional como un "evento extraordinario" que constituye un riesgo para otros países y requiere una respuesta internacional coordinada.

Es la sexta ocasión en que el comité de emergencia –compuesto por 15 expertos– declara este tipo de emergencia global, tras las que activó ante el brote de gripe H1N1 (2009), los de ébola en África Occidental (2014) y en la República Democrática del Congo (2019), el de polio en 2014 y el de virus zika en 2016.

China informó por primera vez a la OMS sobre los casos del nuevo virus a fines de diciembre. Hasta la fecha, el país asiático ha reportado más de 7,800 casos, incluyendo 170 muertes.

Desde entonces, otros dieciocho países han reportado casos, mientras los científicos compiten para comprender exactamente cómo se está propagando el virus y qué tan grave es.

Los expertos dicen que hay evidencia significativa de que el virus se está transmitiendo entre las personas en China y han observado con preocupación varios casos en otros países, incluidos Japón, Alemania, Canadá y Vietnam, donde también se han registrado casos aislados de propagación de persona a persona.

Una declaración de emergencia global generalmente trae más dinero y recursos, pero también puede incitar a los gobiernos nerviosos a restringir los viajes y el comercio a los países afectados. El anuncio también impone más requisitos de notificación de enfermedades en los países.

Rusia anunció que cerraría su frontera de 2,600 millas con China, uniéndose a Mongolia y Corea del Norte para impedir cruces para protegerse contra un nuevo brote viral. Había sido cerrado de facto debido al feriado del Año Nuevo Lunar, pero las autoridades rusas dijeron que el cierre se prolongaría hasta el 1 de marzo.

El tráfico de trenes entre los países se detuvo a excepción de un tren que conecta Moscú y Beijing, pero el tráfico aéreo entre los dos países continuó, al menos por ahora. Rusia no ha confirmado ningún caso del virus.

Mientras tanto, Estados Unidos y Corea del Sur confirmaron sus primeros casos de propagación del virus de persona a persona. El hombre en Estados Unidos está casado con una mujer de Chicago, de 60 años, que se enfermó por el virus después de que ella regresó de un viaje a Wuhan, la ciudad china que es el epicentro del brote.

Se han informado casos de propagación del virus infeccioso a otras personas en un hogar o lugar de trabajo en China. El caso en Corea del Sur fue un hombre de 56 años que tuvo contacto con un paciente al que se le diagnosticó el nuevo virus antes.

La propagación del virus de persona a persona fuera de China también se produjo en Alemania, Japón, Canadá y Vietnam, y fue una de las principales razones por las que la Organización Mundial de la Salud convocó a su comité de expertos el jueves para evaluar si el brote justifica ser declarado emergencia mundial.

La semana pasada, el comité había informado a la agencia de salud de la ONU que era demasiado pronto para hacer ese pronunciamiento.

El nuevo virus ahora ha infectado a más personas en China de las que se enfermaron allí durante el brote de SARS 2002-2003, un primo del nuevo virus.

Las últimas cifras para China continental muestran un aumento de 38 muertes y 1,737 casos para un total de 7,736 casos confirmados. De las nuevas muertes, 37 ocurrieron en la provincia de Hubei, de las cuales Wuhan es la capital, y una en la provincia suroccidental de Sichuan.

Fuera de China, hay 82 infecciones en 18 países, según la OMS.

Un segundo vuelo japonés con 210 evacuados aterrizó en Tokio. Los informes dicen que nueve de los que estaban a bordo del avión mostraron signos de tos y fiebre. Tres de los casos confirmados de Japón se encontraban entre un grupo de evacuados que habían regresado en un vuelo fletado por el gobierno el día anterior.

Un vuelo también se dirigía a China para traer de vuelta a 350 europeos. Estados Unidos dijo que se planearon vuelos adicionales a principios de la próxima semana después de que evacuó a 195 estadounidenses de Wuhan el miércoles. Están siendo probados y monitoreados en una base militar del sur de California.

Corea del Sur, Gran Bretaña, Nueva Zelanda, Australia, Singapur y otros países también estaban tratando de sacar a sus ciudadanos. Taiwán, la república autónoma que China considera su propio territorio, también ha pedido poder repatriar a sus titulares de pasaportes desde Wuhan, pero estaba esperando la aprobación de Beijing.