La sapiosexualidad se define como la atracción hacia la inteligencia o el intelecto de una persona, en lugar de la atracción física.

En otras palabras, las personas sapiosexuales se sienten atraídas por la inteligencia y la capacidad intelectual de alguien, más que por su apariencia física.

El término “sapiosexual” se popularizó en el año 2004, gracias al trabajo de la autora estadounidense Jillian Prichard Cooke, quien utilizó la palabra por primera vez en su blog.

Según Cooke, la sapiosexualidad no es una orientación sexual, sino una preferencia. A pesar de esto, algunas personas consideran que la sapiosexualidad sí es una orientación, al igual que la homosexualidad, la bisexualidad o la heterosexualidad.

Relacionadas

¿Cómo se ve la sapiosexualidad?

Las personas sapiosexuales se sienten atraídas por la inteligencia y el intelecto de sus parejas potenciales, y esto puede manifestarse en diferentes formas.

Por ejemplo, algunas personas sapiosexuales se sienten atraídas por la forma en que su pareja piensa, habla o expresa sus ideas.

Otras se sienten atraídas por el conocimiento y la curiosidad intelectual de su pareja, o por su habilidad para debatir o argumentar sobre temas complejos.

Según la sexología, las personas sapiosexuales son a menudo personas muy inteligentes y curiosas, que buscan profundidad en sus relaciones.

También suelen ser personas que valoran mucho el aprendizaje y la educación, y que disfrutan de conversaciones profundas y significativas.

¿Qué tan común es?

A pesar de que la sapiosexualidad no es ampliamente conocida o aceptada, muchas personas se identifican con este término.

Según un estudio realizado en 2018 por la aplicación de citas OkCupid, la sapiosexualidad es una de las preferencias de citas más comunes en Estados Unidos, con el 12 % de los usuarios identificándose como sapiosexuales.

Además, la sapiosexualidad ha sido objeto de estudio en la psicología y la sexología.

En un artículo publicado en la revista ‘Sexual and Relationship Therapy’, los investigadores encontraron que las personas sapiosexuales tienden a tener niveles más altos de inteligencia emocional, y que su atracción hacia la inteligencia puede estar relacionada con su necesidad de un alto nivel de comprensión emocional.

Sin embargo, algunos expertos también han cuestionado la validez de la sapiosexualidad como una orientación sexual real.

Según estos, todas las personas se sienten atraídas por la inteligencia en algún grado, y la sapiosexualidad puede ser simplemente una forma de describir una preferencia en lugar de una orientación sexual.