Por ejemplo, cuando pernoctan en la hacienda de la Finca Sangay, en Palora, no falta el desayuno con bolón, huevo y tomates, típico de la región costera de Ecuador. El bolón es muy parecido al mofongo boricua, pero se prepara relleno de queso o de chicharrón y se sofríe al final para servirse doradito.

Y cuando van de regreso a su casa en Quito, hay que hacer una parada obligada para tomar guarapo de caña con limón fresco u otros jugos de frutas, en un puestecito de madera a la orilla de la carretera rodeada de montañas.

Pero lo que siempre se puede encontrar en la nevera de esta familia es el cevichocho. Sí, leyó bien. Es un ceviche en el que el ingrediente especial es un grano conocido como chocho y que es el favorito de Fernando.

“Aquí los venden en to’s la’os a 50 centavos", explica Fernando entre risas. “Es como un tipo de legumbre y es parecido a un maní. Es súper alto en proteínas. Se hace igual que el ceviche que se hace con pescao, pero se hace con ese grano, y es bien rico.”