Lima. Si algo tiene claro el arquitecto Irvine Torres sobre los peruanos, es la admiración que sienten por la música de exponentes boricuas, principalmente por los que interpretan la llamada salsa dura.

Héctor Lavoe, Frankie Ruiz, Cheo Feliciano, Cano Estremera, entre otros, son los ídolos en muchos rincones de Perú. Sin embargo, en el sector conocido como El Callao, la clave se siente en todos sus espacios.

“Cuando me mudé a Perú, conecté con los salseros. Empecé a ir a eventos de salsa, había tributos en distintas partes. Son orquestas de peruanos que doblan canciones de nuestros músicos. Ahí empecé a hacer un círculo de amistades para diversificar el grupo. Los boricuas nos mezclamos, nos gusta el espacio público, nos gusta la calle y los eventos de salsa tienen ese perfil”, recordó el arquitecto.

El Callao es un amplio sector que ubica en una isleta de la ciudad y que alberga a más de 800,000 habitantes.

“El ídolo máximo de El Callao es Héctor Lavoe”, manifestó sobre el lugar que, incluso, tiene un busto del intérprete salsero. “Han hecho series de Héctor Lavoe en El Callao. Acá Lavoe presentó siete conciertos corridos, se crearon muchos mitos sobre esa visita al Perú y a El Callao”, agregó.

Sin embargo, la admiración de los vecinos de este sector se extiende a otras figuras boricuas del mundo de la salsa que permanecen presentes a través del arte, pues fueron la inspiración para el desarrollo de murales. Allí se ven, por ejemplo, los rostros de Ismael Rivera y Cheo Feliciano.

Entonces, moverse por El Callao es, sin duda, casi disfrutar un espectáculo de salsa. Un paseo dominical en carro por sus calles evidenció el rumbón que montan con la música de los nuestros.

En el recorrido se observaban niños y adultos dándose su chapuzón en unas piscinas de verano que ubicaron frente a las casas y de fondo, por supuesto, no podía faltar la salsa dura.

El Monumental

“Llegamos al epicentro de todo este movimiento que se llama El Monumental Callao, que trae toda una idea de recuperación de la barriada, de estos sectores que han estado abandonados”, destacó Irvine durante una visita al sector que se ha convertido en un destino turístico dentro de Lima, luego de superar el abandono y los múltiples problemas sociales, como la delincuencia, que sufrió.

En El Monumental Callao ha desarrollado todo un programa de revalorización de la zona a través del arte, de programas sociales, de insertar pequeños negocios y eventos, explicó Irvine.

El lugar, destacó, es un polo de actividad turística que busca ofrecer incentivos

mediante programas y proyectos de autogestión para que la gente vaya.

“Si la gente reclama el espacio público, pues se entiende que va a calmar la delincuencia y, por consecuente, van a mirar el sector con otros ojos y se va a convertir en un nuevo destino”, sostuvo.