En el 2010 se legisló para que todos los municipios de la Isla tuviesen un centro con internet gratuito disponible a todos los ciudadanos, además de conexión inalámbrica en todas las plazas.

Sin embargo, siete años después se ha descubierto que el proyecto nunca se completó y se hicieron acuerdos con agencias que no eran las que estaban autorizadas por la ley.

El representante novoprogresista Victor Parés radicó una resolución (R. de la C. 93) para investigar qué impidió que todos los municipios tuviesen ese acceso.

El legislador se reunió además hoy con Sandra Torres presidenta de la Junta Reglamentadora de Telecomunicaciones que era la encargada de establecer acuerdos con los municipios, además de adiestramientos y las instalaciones.

La funcionaria dijo que solo se hicieron 38 centros de acceso a internet en la misma cantidad de municipios, mientras que 39 plazas públicas tienen el wi-fi disponible a raíz de la Ley 101-2010.

Torres dijo que preliminarmente ha trascendido que hubo acuerdos no autorizados con la Comisión Estatal de Elecciones (CEE) que instaló centros en algunas de sus Juntas de Inscripción Permanente y con la Autoridad para el Financiamiento de la Infraestructura (AFI) que colocó computadoras en algunas escuelas.

El problema en ambos casos, además de que eran lugares no autorizados, es que tienen un horario limitado, lo que es contrario al propósito original de la ley que permitía que los centros estuviesen abiertos hasta las 6:30 de la tarde y los sábados por la mañana.

“Es algo que nos preocupa…se hace imprescindible que toda la población de Puerto Rico tenga acceso a estas herramientas. La evolución de nuestro desarrollo económico descansa, en gran parte en la accesibilidad y la utilización del internet”,  dijo el representante.