San Juan. El brote de una enfermedad gastrointestinal obligó a un crucero a interrumpir su viaje y regresar ayer, lunes, a su puerto de salida en Florida.

El crucero Caribbean Princess, de la compañía Princess Cruises, tuvo que regresar a Fort Lauderdale luego que 299 pasajeros y 22 tripulantes se enfermaron y una isla le prohibió anclar en su puerto, informaron los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos.

“Esta es una situación sumamente inusual y compartimos la decepción de nuestros huéspedes”, dijo la compañía en un comunicado a The Associated Press, añadiendo que los afectados sufrieron de casos leves de una enfermedad gastrointestinal, pero que como medida preventiva se optó por poner fin al crucero.

En tanto, el Ministerio de Salud de Trinidad & Tobago informó en un comunicado que le negó derecho al barco a anclar en su puerto como medida de precaución.

El barco llevaba más de 3,000 pasajeros y más de 1,100 tripulantes. Iba en un viaje de dos semanas, que comenzó el 2 de febrero e iba a terminar el 16 de este mes.