Washington.- En momentos en que el gobierno de Puerto Rico reclama más fondos federales y busca evitar su insolvencia, la comisionada residente en Washington, Jenniffer González, expresó hoy preocupación sobre el contrato de $300 millones otorgado por la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) a la empresa Whitefish Energy.

“No sabía que la compañía no tenia (casi) empleados previo (a la contratación)”, indicó González, después de una audiencia del subcomité de Investigaciones de la Comisión de Energia y Comercio de la Cámara baja federal centrada en la respuesta del Departamento de Salud de EE.UU. a los recientes huracanes, principalmente a la crisis en Puerto Rico.

Aunque Whitefish diga que tiene la experiencia para restablecer redes eléctricas en zonas montañosas, como la cordillera central de Puerto Rico, González dijo que los cuestionamientos públicos sobre la empresa van a provocar que se le ponga “una lupa” a los procesos de adjudicación de los contratos en la Isla.

“Esto va a requerir que se investigue y (conocer) qué mecanismos de transparencia en términos del gobierno de Puerto Rico y las agencias federales que están haciendo el pago se van a estar utilizando para asegurar que los recursos que se estén contratando o los suministros que se estén comprando, se hagan en los mejores intereses del pueblo de Puerto Rico y el dinero que se esté usando”, indicó González.

Justo cuando el gobierno de Puerto Rico pide una línea de crédito de FEMA de cerca de $4,700 millones “y la necesidad es tan grande”, González indicó que será inevitable que el contrato de Whitefish tenga que ser examinado por el Comité de Recursos Naturales de la Cámara baja, que debe celebrar una audiencia sobre la crisis en Puerto Rico en las próximas semanas.

Previamente, el portavoz del Comité de Recursos Naturales, Parish Braden,  afirmó  que “el tamaño y los detalles desconocidos de este contrato plantean numerosas preguntas".

“Esta es una de las muchas cosas que el comité está analizando de cerca ya que continúa trabajando con la comisionada residente, la oficina del gobernador y la Junta de Supervisión para garantizar que la recuperación de Puerto Rico sea sólida, efectiva y sostenida", indicó Braden al diario The Washington Post.

El lunes, la congresista demócrata boricua Nydia Velázquez (Nueva York), envió una carta al  administrador de la Agencia federal para el Manejo de Emergencias (FEMA), Brock Long, y al presidente de la junta fiscal, José Carrión III, para que se investiguen los contratos que se otorgan, señalando directamente a Whitefish.

La AEE contrató a Whitefish luego de conversaciones directas entre la corporación pública y la empresa.

La empresa, que ha tenido que subcontratar la mayor parte del personal que ha asignado a la Isla, tiene su oficina en el pueblo de Whitefish, Montana, de donde es oriundo el secretario del Departamento del Interior, Ryan Zinke, un ex congresista republicano.

Andy Techmanski, presidente de Whitefish, sostuvo que aunque conoce al secretario Zinke, el alto funcionario del gobierno del presidente Donald Trump no estuvo involucrado en la negociación.

Uno de los socios de la empresa es un importante donante de Trump.

“Debido al estado actual de la Isla, existe una necesidad legítima e incuestionable de agilizar el proceso de restauración del sistema eléctrico y de agua potable para los residentes de Puerto Rico. Sin embargo, un proceso de contratación acelerado no debería carecer de salvaguardias suficientes y mecanismos de supervisión adecuados", indicó la congresista Velázquez en su carta al administrador de FEMA y al presidente de la junta fiscal que controla las decisiones financieras de la isla.

La comisionada González sostuvo que la excusa que ha escuchado para explicar la decisión de no echar mano al respaldo de la Asociación de Empresas Eléctricas Publica de EE.UU., es que había alguna reticencia de pactar con la AEE, en momentos en que ha estado insolvente. 

Portavoces de la organización han dicho que no se les pidió respaldo. El propio gobernador de Florida, Rick Scott, había ofrecido el apoyo de la empresa pública de electricidad de su estado y nunca se les dio una respuesta.