La exsecretaria del Departamento de la Familia, Glorimar Andújar, dijo hoy que apoya a Pedro Pierluisi para la gobernación en el 2020.

En entrevista en Radio Isla, Andújar indicó que no había reflexionado sobre ese asunto electoral previo a su despido de la posición, por parte de la rival primarista de Pierluisi, la hoy gobernadora Wanda Vázquez.

“Ahora es el momento de analizar cuáles son los dos candidatos y el que mejor puede servirá este país y definitivamente, por lo que he visto últimamente, el licenciado Pedro Pierluisi tiene mi confianza para dirigir los destinos del país”, dijo Andújar a la radioemisora.

La exjefa de Familia negó que haya recogido endosos para Pierluisi.

Su salida ocurre en momentos en que Pierluisi le pidió a Vázquez que desistiera de “persecución política” contra personas que respaldan su candidatura. Andújar no vinculó su despido a esa alegada persecución.

“Yo no lo veo desde ese sentido, por lo menos en mi caso particular porque en mi situación eran otras consideraciones. Desconozco si la gobernadora tenía otra información”, sostuvo Andújar.

La secretaria atribuye que Vázquez le haya pedido la renuncia a su decisión de remover a la abogada Surima Quiñones de la dirección de la Administración de Desarrollo Socioeconómico de la Familia (ADSEF), una agencia que está bajo la sombrilla de Familia.

Andújar dijo ayer a El Nuevo Día que la razón que se le dio para su salida del gobierno fue su decisión de despedir a Quiñones porque hay encaminada una investigación en su contra ante alegaciones sobre el uso de fondos federales para damnificados, que incluyen imputaciones de que había políticos diciendo donde se debía entregar ayuda.

“Lo que se me estaba solicitando y fue por voz del secretario dela gobernación, Antonio Pabón, fue revocar la suspensión sumaria de forma retroactiva”, indicó Andújar.

Explicó que ella no estaba de acuerdo porque sería mantener a Quiñones en una posición de mando mientras se realizaba una pesquisa en su contra, lo que permitiría alegaciones de intervención indebida.

Aclaró que no se le pidió “detener la investigación, es que en vez de estar suspendida sumariamente se le permitiera seguir en su función”.

Por la naturaleza de las alegaciones, si hubiera hallazgos de que los incidentes denunciados eran correctos, pudiera haber referidos a agencias investigativas estatales o federales.

“Era necesario removerla”, dijo.