“Una de mis prioridades va a ser comunicar de forma eficiente la información del Departamento de Salud a la población”, prometió este viernes el doctor Lorenzo González Feliciano, a pocas horas de ser designado secretario de la mencionada agencia.

Es que tras haber superado dos crisis salubristas cuando fungió como titular de Salud entre el 2009 y 2013, así como por su vasta experiencia como psiquiatra, reconoce que en este momento en que se vive una emergencia a causa del coronavirus COVID-19 lo más necesario es disminuir la ansiedad del pueblo y traer paz mediante la comunicación certera sobre los contagios, el estado de las pruebas y los equipos con los que se cuentan para enfrentar esta pandemia. Así lo precisó en entrevista con Primera Hora.

“Hay una similitud de lo que pasó en el 2009 en mi inicio a lo que está pasando ahora que tiene que ver con la comunicación de información. La población tiene mucha ansiedad, quiere saber data, quiere saber positivos, quiere saber dónde están localizados, quiere saber información de lo que está ocurriendo. Esa parte es muy similar a lo que pasó cuando yo llegué en el 2009, donde había siempre esa preocupación de la información que tenía el estado y en qué medida se le da a la población para que ellos puedan tomar decisiones en su carácter personal”, manifestó, al hacer referencia a que se estrenó como secretario en el 2009 con la epidemia del AH1N1.

El galeno también lidió con un brote de dengue cuando lideró a Salud bajo la administración de Luis Fortuño.

González Feliciano dijo que nuevamente se hizo disponible como secretario de Salud, porque sabe que tiene el conocimiento y puede ayudar a traerle “tranquilidad” al pueblo en momentos en que se vive una crisis salubrista. Vendrá a sustituir al doctor Rafael Rodríguez Mercado, quien renunció en momentos en que se expresaba inconformidad pública con su gestión para lidiar con el COVID-19.

Tras la dimisión de Rodríguez Mercado la gobernadora Wanda Vázquez nombró de manera interina a Concepción Quiñones de Longo, quien ayer dejó el cargo.

El nuevo titular dijo que llega “con la esperanza de que podamos comunicar más eficientemente y disminuir la ansiedad. La misma sociedad informada es una sociedad mucho más saludable. Así que esa es mi esperanza”.

No obstante, González Feliciano no pudo dar datos que reconoce está reclamando el pueblo. Dijo que como no ha sido confirmado al cargo, no puede acceder a información detallada sobre las finanzas del Departamento de Salud, los inventarios de equipo o cuán preparada está la agencia para atender esta pandemia. Por ello, afirmó que tan pronto mañana, sábado, el Senado de Puerto Rico lo confirme, se irá a trabajar de lleno para poder comunicar efectivamente lo que está ocurriendo.

Entre los puntos que quiere resolver de manera inmediata está “redoblar los esfuerzos” en los dos laboratorios con los que cuenta Salud para procesar las pruebas moleculares del COVID-19.

Denunció que cada uno de los laboratorios tiene la capacidad para procesar 150 pruebas al día, y actualmente los dos procesan entre 90 a 110 al día en dos turnos de trabajo.

“Eso es uno de los cambios inmediatos, definitivamente, redoblar el esfuerzo en los laboratorios del gobierno de Puerto Rico para garantizar para que, por lo menos, en esos laboratorios se generen 300 pruebas moleculares, que son las más específicas. Ya eso es un cambio cuantitativo de inmediato”, sostuvo.

También dijo que desea conocer cuál es la realidad del Hospital Universitario Ramón Ruiz Arnau (HURRA) y si realmente está preparado para convertirse en el hospital principal para la atención de casos del COVID-19.

Como tercer punto, destacó que se sentará con las empresas que atienden a los médico-indigentes, como los programas Vital y Medicare. Señaló que desea “garantizar el acceso de salud” a todas las personas.

La lista también incluye la necesidad de hacer un “inventario absoluto de lo que existe en Puerto Rico” para atender la emergencia del coronavirus. Mencionó que necesita datos precisos sobre cómo están los hospitales, cuántos cuartos de aislamiento existen, cómo están las áreas de intensivo y la cantidad de ventiladores.

“Hay que tener un inventario preciso de lo que existe en la periferia para que la población pueda entender claramente con que contamos”, sostuvo.

El psiquiatra también dijo que es urgente trabajar con el “task force” médico para saber las proyecciones que se tienen sobre el coronavirus y conocer cómo se ha comportado la pandemia.

Prometió que dará a conocer “tanta información sea posible” sobre los casos para que la clase médica del país conozca a ciencia cierta ante qué escenario se enfrenta.

También dijo que “triplicará esfuerzos” para obtener las pruebas necesarias para realizarle al pueblo. Señaló que esta medida ayudaría a la población a bajar la ansiedad.

Por último, comentó que aunará esfuerzos para lograr que empresas locales produzcan artículos necesarios para esta pandemia, como mascarillas y desinfectantes de mano.

En general, González Feliciano resumió que, “básicamente, quiero traer un poquito de fe y esperanza. Cuando estas cosas ocurren, siempre hay desasosiego, hay preocupación y ansiedad. Hay que traer un poquito de tranquilidad y paz para hacer el trabajo que se tiene que hacer”.

Sobre el coronavirus, el médico no pudo establecer si se ha logrado controlar la enfermedad.

“No hemos visto el pico significativo... Tenemos que ser muy cuidadosos de cómo interpretamos la data y ser muy pacientes con el distanciamiento social”, acotó.

Comentó que le preocupa que una mujer de 48 años haya muerto en la Isla por la enfermedad, pues no se encuentra en el grupo de personas que se ha establecido en riesgo.

Por otro lado, el doctor recomendó a los puertorriqueños a apoyarse, pues los niveles de ansiedad son altos y se han perdido las estructuras que le dan control a la vida para lidiar con enfermedades mentales, como lo son las rutinas del trabajo y la escuela.

Exhortó a mantener comunicación vías redes sociales o medios electrónicos con los allegados, ejercitarse, mantener una dieta saludable y tener a la mano los medicamentos necesarios para condiciones preexistentes.