El Departamento de Salud se encuentra investigando en un centro de cuido prolongado de ancianos el caso de un residente que arrojó positivo a la prueba diagnóstica del COVID-19 y la probabilidad de otros casos potenciales en el mismo lugar. Este sería el primer contagio en un centro de envejecientes en Puerto Rico.

Personal del Sistema de Vigilancia de Salud investigan la situación en la que durante el día de hoy se efectuarán pruebas de cernimiento -tanto moleculares como serológicas- a todo el personal de empleados y residentes.

Así lo informó a Primera Hora el secretario de Salud, Lorenzo González, quien no supo precisar la condición del paciente o de qué forma se contagió.

“Las visitas están prohibidias… pudo haber sido un empleado”, se limitó a decir el titular de la agencia.

Mientras, el secretario del Departamento de la Familia, Orlando López Belmonte, explicó que el paciente afectado es residente de un hogar para adultos mayores ubicado en Carolina.

La persona afectada es un adulto de 61 años de edad, quien se encuentra en una institución hospitalaria donde fue ingresado hace cinco días atrás. Estos servicios son subvencionados por el Estado, ya que el residente está bajo custodia del Departamento de la Familia”, sostuvo el funcionario mediante declaraciones escritas.

Agregó que el hogar -cuyo nombre no se revela por asuntos de seguridad- tiene una matrícula de 60 residentes y 38 empleados, al tiempo que aseguró que a todos se les realizaron durante el día de hoy pruebas serológicas. No se ofrecieron detalles sobre resultados.

Según el protocolo establecido por la agencia, cuando se detecta un caso sospechoso en un hogar, el doctor contratado por el establecimiento recomienda la realización de la prueba e informa al equipo epidemiológico regional de los resultados.

“En este caso, el adulto mayor fue ingresado por síntomas no relacionados al COVID-19 y tras realizarle la prueba resultó positivo. Nos hemos comunicado con el operador del establecimiento quien fue informado hoy oficialmente del caso por las autoridades de Salud”, explicó López Belmonte.

Primera Hora supo que el paciente fue llevado por personal del hogar a un hospital para atender un malestar estomacal.

De otra parte, la epidemióloga asesora de Salud, Idania Rodríguez, explicó que personal de la agencia se trasladaría hoy a las facilidades residenciales para iniciar la investigación del caso y evaluar cuáles fueron los factores que incidieron en el contagio, tomando en consideración que los residentes no salen del hogar ni reciben visitas de familiares para cumplir con la orden ejecutiva de la gobernadora Wanda Vázquez Garced.

“Hoy haremos las pruebas de cernimiento para identificar si hay otras personas que sean positivo a la prueba molecular y ver de qué forma pudo estar expuesta (la persona contagiada) al virus”, indicó la experta al aclarar que todavía no se ha entrado a la etapa de rastreo de contactos.

Para la identificación del paciente cero -el que pudo haber iniciado los contagios en el centro de cuido de ancianos- se evaluará si fue un empleado regular de la facilidad o si el virus entró a través de otras visitas externas autorizadas y que incluyen médicos, terapistas y proveedores de planes de salud. Este diario supo que una empleada que recientemene regresó de vacaciones arrojó positivo a una prueba serológica que se le realizó hoy.

“Estamos trabajando hoy mismo las tomas de las muestras serológicas y molecular… para mañana debemos tener los resultados de las pruebas de anticuerpos y estamos evaluando cuán rápido podemos obtener resultados de las moleculares”, agregó sin precisar un aproximado de las personas que están siendo evaluadas como potenciales pacientes de COVID-19.

“De identificarse otros casos postivos se trabajaría lo que son protocolos de mitigación y aislamiento”, dijo Rodríguez.

Se supone que el hogar de ancianos active el protocolo de manejo de desinfección que proveen los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC), así como la guía que provee el Departamento de la Familia.

A cuenta gotas las pruebas realizadas a los viejitos

De otra parte, la epidemióloga dijo que de los 850 centros de cuido prolongado licenciados por el Departamento de la Familia, el gobierno ha hecho pruebas de cernimiento en 162. Esto representa solo un 19% del total de facilidades.

Mientras, dijo que poco más de 300 cuidos de envejecientes prefirieron hacer las pruebas privadas. “Esto significa que ellos decidieron hacer las pruebas a los residentes por su cuenta”, agregó Rodríguez.

Sostuvo que hay otros 24 facilidades en las que sus dueños declinaron participar de la inciativa del gobierno ya sea porque lo harían por cuenta propia o porque decidieron que no era necesario.

Al cuestionarle si los dueños de centros de cuidos prolongados pueden negarse a participar de la toma de muestras, Rodríguez dijo que ese era un asunto que debía discutirse con el Departamento de la Familia pues es la agencia “que estableció las normativas y protocolos”.

En los 162 centros de cuido prolongado impactados por el gobierno se han realizado 7,284 pruebas serológicas y 6,384 moleculares.

“A nivel serológicas 2.9% arrojaron positivas, principalmente con empleados y algunos residentes. Y esto fue a la prueba IgG que muestra una pasada exposición. A la molecular ninguna había dado positiva hasta ayer con el caso mencionado”, indicó Rodríguez.

Según cifras oficiales, 117 de los 155 fallecidos reportados hasta hoy, tenían 60 años o más. Esto equivale a un 75% del total de muertes.

Por recomendación del comité de asesoría médica de la gobernadora Wanda Vázquez Garced separó desde abril 50,000 pruebas serológicas para administrarlas a la población de adultos mayores en instituciones, égidas y hogares.

Se estima que entre 25,000 y 30,000 personas residen en estas instituciones.

Las pruebas de cernimiento en los hogares de adultos mayores se lleva a cabo en coordinación con el Elderly Task Force Iniciative, un esfuerzo de la Fiscalía Federal, el Departamento de la Familia, los Centros de Salud 330, la Asociación de Dueños de Hogares de Cuido Prolongado y la Guardia Nacional de Puerto Rico (GNPR).

En entrevista con este diario el General de Brigada, Miguel Méndez, quien a su vez es el Comandante de la Fuerza de Tarea Conjunta que ayuda al gobierno en varios esfuerzos para atender la emergencia del COVID-19, dijo que desconoce si el centro de adultos mayores donde reside el paciente contagiado fue impactado dentro del reducido grupo de hogares que ha sido visitado por el gobierno.

Asimismo, defendió la gestión realizada por el equipo indicando que el hecho de que solo se hayan hecho pruebas en un 19% de los hogares recae en que el proceso requiere documentación que los hogares tardan en recopilar y entregar. “Es un proceso bien meticuloso y en donde hay que cumplir con todos los reglamentos… no se llega a un sitio y decimos: ‘estamos aquí’. Esto requiere muchas horas de esfuerzo con anticipación”, expresó al manifesta que el acceso al hogar debe ser uno voluntario y no se puede forzar a ningún tutor de los pacientes para que participen de la maratónica tarea.

“No quiero dejar de señalar que para el mes de julio posiblemente impactaremos 109 hogares. Ya tenemos 55 fechas confirmadas y 54 en proceso de coordinación… hoy por ejemplo visitamos tres hogares y en la semana atendéremos 16 más. Sí estamos visitando los centros todos los días”, alegó al mencionar que en total se han impactado 42 municipios alrededor de la isla, aunque la mayoría están concentrados en el área metropolitana extendida.

Por su parte, la Procuradora de las Personas de Edad Avanzada, Rosa Delia Sánchez, catalogó como “imperdonable” que se hayan realizado las pruebas solo en un 19% de los hogares, al tiempo que señaló que los retrasos se deben a la burocracia del sistema al solicitar tanta documentación.

“Si esto es una orden de la gobernadora que se hagan las pruebas sin exigir tanto requerimiento… este proceso ha sido demasiado lento y es imperdonable. No se puede seguir dilatando este asunto en el que el hecho de que se exija que haya órdenes médicas también han retrasado el proceso”, indicó.

Hasta el momento, las autoridades no han registrado brotes del nuevo coronavirus en estos centros, como ha pasado en otras jurisdicciones. Tampoco investigan algún otro brote comunitario de COVID- 19 en la isla.

Las visitas a ancianos se retrasarán

De otra parte, la presidenta de la Asociación de Dueños de Centros de Cuido Prolongado, Juanita Aponte Morales, señaló que ante lo acontecido quedarán en pausa los esfuerzos para que en la próxima fase de reapertura se incluyera la visita supervisada y bajo un estricto protocolo de seguridad.

“Anticipábamos que podía pasar y le habíamos presentado al Departamento de la Familia un protocolo a esos fines, pero creo que con este caso – y el hecho de que estamos viendo irresponsabilidad ciudadana en muchos lugares donde no se siguen las medidas de distanciamiento social y el uso de mascarillas-, vamos a tener que redoblar los esfuerzos de seguridad y continuar con las medidas estrictas sin flexibilizaciones”, indicó la portavoz de la organización.

Reiteró que la alza en casos de contagios oficializados por el Departamento de Salud fue otro de los factores para “repensar” el pedido que habían solicitado al gobierno para que los parientes de los residentes de los hogares de ancianos pudieran visitarlos.

“Comprendo que hay familiares desesperados porque no han podido visitar por meses a sus parientes, pero les pido que nos aguantemos un poquito más. Ante los eventos que se han dado y lo que hemos visto en redes sociales que ha ocurrido- lo mejor es seguir protegiendo la vida de nuestros residentes”, manifestó al mencionar que Puerto Rico a diferencia de Estados Unidos ha podido mantener fuera de riesgo de contagios a los envejecientes debido a las medidas tempranas que se acogieron y adaptaron en los hogares. Se estima que en Estados Unidos el 40% de los fallecimientos han ocurrido en centros de cuidado prolongado de adultos mayores.

Explicó que el protocolo establecido por la asociación e implantado en la mayoría de los centros incluye realizar pruebas de temperatura y de oxigenación a todo empleado o profesional externo que entre a las facilidades. “Además se les requiere completar un cuestionario en el que deben decir, entre otras cosas, los lugares que visitaron recientemente… pero la verdad es que no sabemos si todos están siendo honestos. En ese sentido es mejor precaver”, insistió.

“Nosotros nos ponemos a disposición de la administración de esa facilidad en lo que entienda le podamos colaborar. Se puede comunicar al (787)236-7027 o nuestro email; [email protected]. A los compañeros, nuestro mensaje es que debemos ser más rigurosos con los empleados en las medidas preventivas, dentro y fuera del área de trabajo. Ante el aumento significativo en casos probados y probables anunciados hoy por el Departamento de Salud que rondan los 500 casos en 24 horas se hace urgente que todos seamos juiciosos en la interacción con otros y los entornos que visitamos. Esto es importante en este escenario de servicio con poblaciones vulnerables como lo es la adultez mayor usuario de servicio de cuido prolongado. Nuestro compromiso para continuar manteniendo las facilidades libres de COVID-19 hoy se hace más urgente”, añadió Aponte Morales.

Rompe récord de casos positivos por día

El escenario de los centros de cuido prolongado de ancianos surge el mismo día en que el Departamento de Salud reportó 204 casos confirmados al COVID-19 y 333 casos probables adicionales. Esto crea una cifra récord de 537 casos registrados en un period de 24 horas en la isla. Los contagios confirmados del virus se colocaron hoy en 2,071 y los contagios probables aumentaron a 6,514.

Se trata de un alza significativa al mirar reportes anteriores de Salud. Por ejemplo, ayer, domingo, solo hubo 28 casos confirmados y 68 casos probables adicionales; y el sábado fueron 27 casos confirmados y 60 casos probables adicionales. Mientras se reportaron 115 hospitalizaciones y de estos hay 18 pacientes en la unidad de cuidados intensivos y 11 utilizando ventiladores.

El secretario de Salud reconoció en entrevista con este diario el alza en la tasa de casos positivos a pruebas moleculares, la cual actualmente es de 2.4%. A finales de mayo y principio de junio esa tasa porcentual era de 1%.

En cambio, dijo que hay científicos que consideran que esa tabla debe mantenerse entre un 2% y un 5% e, incluso, dijo que hay otros expertos que la elevan hasta un 12%.

Aún así González dijo que la preocupación principal es que los estudios han confirmado que solo el 10% de los casos positivos pudieran mostrar síntomas de la enfermedad y el restante 90% son los que están potencialmente transmitiendo el virus a otras personas sin siquiera saber que tienen los anticuerpos.

“Nos preocupa de forma significativa el 10% de ese total de 204 personas contagiadas porque son los portadores que ponen en riesgo a la población mas vulnerable que son las personas de 65 años en adelante o las que tienen condiciones crónicas”, dijo.

De otra parte, catalog como “irresponsable” el comportamiento de los ciudadanos que han optado por aglomerarse en actividades recreacionales o políticas.

“Viendo la situación ocurrida en localizaciones en Puerto Rico donde la gente ha sido irresponsable debo decir que cambiarán su conducta y forma de ver la vida si infectan a sus familiares… o incluso, si por su irresponsabilidad se produce la muerte de una persona cercana”, sentenció.

Agregó que tras reunirse con asesores de epidemiología de la agencia se determinó observar cuál es el panorama durante los próximos días.

“Si vemos un cambio negativo, que se sale de proporción, que los recursos de salud se limitan o que vemos una irresponsabilidad pro parte de la población, entonces, veremos si tenemos que movernos un paso hacia atrás (en la reapertura del sector comercial, social y gubernamental)… pero, al día de hoy con los datos que tenemos y al análisis que se realizó nos sostenemos en la orden ejecutiva iniciada el 1 de julio”, afirmó quien hoy sostuvo una reunión con la Primera Ejecutiva para discutir el tema.