Un inusual ambiente de expectativa se percibe hoy en el centro urbano de Río Grande ante la noticia del arresto de su alcalde, Eduard Rivera Correa por parte de las autoridades federales.

El tema obligatorio en cada rincón del pueblo era el arresto del primer ejecutivo municipal acusado de corrupción administrativa.

"Cuando el río suena es porque agua trae", aseguró Junito Báez, uno de los varios residentes de la Ciudad del Yunque que comentaban sobre el arresto.

"Si fue porque se subió el sueldo mientras la gente está chavá, pues muy bien", indicó por su parte Ernesto Laboy, otro residente.

El ambiente entre ciertos grupos de personas era hasta de júbilo por la noticia del arresto.

"Ya era hora, ese tipo no sirve, es lo mejor que le puede haber pasado a este pueblo", indicó otro residente que prefirió no identificarse.

Uno de los comentarios que se repetía de boca en boca durante el recorrido de Primera Hora por el centro urbano, fue la falta de interés  de Rivera Correa para atender los problemas que enfrentan muchas comunidades de Río Grande, en especial las rurales.