El caucus novoprogresista en la Cámara de Representantes acordó hoy, por unanimidad, no dar paso al proyecto del Senado 1000, que prohibiría que los menores de edad sean sometidos a las llamadas “terapias de conversión” para modificar su orientación sexual.

Los legisladores de la Palma determinaron que la Comisión de lo Jurídico de la Cámara, que preside la representante María Milagros Charbonier rendirá un informe negativo sobre la medida, sin llevarla a discusión a vistas públicas y al hemiciclo.

El caucus tomó la decisión luego de escuchar al mediodía de hoy a la senadora novoprogresista Zoé Laboy, quien es una de las autoras de la medida. Además de Laboy son autores de la pieza legislativa los senadores populares, Eduardo Bhatia y Miguel Pereira y el independentista, Juan Dalmau. 

“Una vez se le haga el informe negativo, el proyecto ahí murió, ahí quedó”, sentenció el portavoz de la mayoría novoprogresista, Gabriel Rodríguez Aguiló.

El legislador indicó que el caucus le hizo preguntas a la senadora Laboy “y ella nos dio pocas respuestas” y sostuvo que la medida legislativa no contiene estadísticas sobre la práctica de estas terapias en Puerto Rico y la preparación de los profesionales que las ofrecen.

“No hay estadísticas de utilización ni de la mala utilización”, reclamó Rodríguez Aguiló.  

El proyecto de ley se aprobó el pasado 7 de marzo en el Senado con votos mixtos de la mayoría y las minorías. Siete senadores novoprogresistas votaron en contra, entre ellos, el presidente del Senado, Thomas Rivera Schatz.

“Me entristece porque la importancia de este proyecto ameritaba unas vistas públicas y les notifique en el caucus que había personas dispuestas a ser deponentes. Respeto la decisión del caucus de la Cámara, pero no estoy de acuerdo”, reaccionó por su parte, la senadora Laboy.

“Me parece que más que no tuve respuestas, cuando me piden estadísticas les fui sincera y les dije que en Puerto Rico no tenemos estadísticas, pero también les dije que no sería la primera vez que aprobábamos proyectos sin tener estadísticas específicas”, sostuvo la legisladora.

Dijo además, que “la realidad es que este tema se está comenzando a discutir en Puerto Rico y como las terapias se daban de manera informal no había estadísticas, pero aunque no hay estadísticas hay personas que han sido víctimas de estas terapias y por eso le pedí que hicieran vistas públicas para que ellos escucharan el impacto que han tenido en estas personas”.

La senadora indicó que la Asociación Americana de Psicología, la Asociación de Psicología de Puerto Rico así como estudios recientes sostienen que las terapias de conversión no cambian la orientación sexual de una persona, pero aumentan las probabilidades de pensamientos suicidas.

“Yo di respuestas, inclusive la posición de otras organizaciones de salud, pero ya ellos tenían la posición de votarle en contra. Lo que me preocupa es que cualquiera, sea un consejero o profesional de la salud, un papá o una mamá puedan someter a sus hijos a este tipo de terapias”, agregó Laboy. 

Otro de los autores del proyecto de ley, el senador Dalmau recordó que la prohibición de las terapias de conversión es un asunto programático del Partido Nuevo Progresista (PNP).

“Desde que se aprobó el proyecto en el Senado, ya la Cámara lo tenía leído. Aquellos que han cambiado un escaño por un púlpito por alguna razón extraña piensan que este tipo de proyecto atenta contra su visión religiosa, mientras esto lo que busca es proteger los derechos humanos de personas que son sometidas a esas terapias de conversión”, expresó el senador pipiolo.

Sobre el argumento de falta de estadísticas, Dalmau indicó que “es una justificación sin contenido”. Sostuvo que se hicieron vistas públicas en el Senado, representantes de las agencias públicas validaron que se hacían estas terapias, “pero basta con que una sola persona haya sido sometida al maltrato y al abuso que violente su naturaleza física y emocional en una terapia de conversión para se apruebe esta medida”.

“No tiene nombre que la Cámara haya decidido no llevarlo a votación. Deben llevarlo a votación y que queden retratados los legisladores que creen en eso (las terapias de conversión), añadió el senador independentista.