El Negociado Federal de Investigaciones (FBI) arrestó esta madrugada a la exgobernadora Wanda Vázquez Garced por cargos de soborno vinculados a la campaña eleccionaria primarista del 2020.

Contra Vázquez Garced pesan tres cargos, informó la fiscalía federal.

Según la agencia, la exmandataria aceptó una oferta de soborno por parte del banquero venezolano, Julio Herrera Velutini y un exagente del FBI, quien fue identificado como Mark Rossini, para exigir la renuncia del comisionado de la Oficina del Comisionado de Instituciones Financieras (OCIF) a lo que ella supuestamente aceptó. Tras esto, consultores de la campaña primarista de Vázquez Garced habrían recibido unos $300,000.

Herrera Velutini y Rossini también fueron acusados.

De ser hallada culpable, Vázquez Garced se enfrentaría a 20 años de cárcel, según la fiscalía federal.

Se informó que la exmandataria fue detenida en su hogar.

Asimismo se informó que también se diligenciaron otras dos órdenes de arresto contra otras dos personas que no han sido identificadas.

En mayo pasado, la defensa legal de Vázquez Garced aseguró que la exmandataria podría ser arrestada y enfrentar cargos criminales por presuntamente aceptar una donación del banquero venezolano Julio Martín Herrera Velutini. A nivel federal se prohíbe que candidatos acepten donaciones para campañas políticas por parte de personas o entes extranjeros.

Luego, a finales de mayo, el abogado Luis Plaza Mariota desmintió que la exgobernadora estuviera negociando para entregarse a las autoridades. “Nosotros no hemos negociado nada. Para nada. Las instrucciones de nuestra cliente es prepararnos para juicio”, sostuvo. “Seguimos viendo la evidencia. Seguimos viendo la evidencia. De hecho, nos ha venido bien el ‘break’ este de que no la hayan arrestado”.

Anteriormente, la también exsecretaria de Justicia reconoció haber aceptado una reunión con el banquero, pero reiteró que no le prometió nada. Igualmente, su director de campaña primarista, Jorge Dávila, rechazó tener algún vínculo con dicho banquero.

La exgobernadora, que fue arrestada en la mañana de hoy, ocupó varias posiciones en el gobierno.

En medio de la controversia salió a relucir que la exgobernadora ya no trabajaba como profesora de la Universidad Interamericana al vencerse su contrato el 30 de mayo.

Según había trascendido en ese entonces, las autoridades federales solicitaron el celular de la exgoberanadora en enero para indagar conversaciones o mensajes que pudieran denotar alguna ilegalidad.

A las 11 de la mañana la fiscalía federal ofrecerá una conferencia de prensa para dar detalles sobre los arrestos.

Pendientes a primerahora.com para la actualizacion de esta noticia.