Un bebé de dos meses superó el coronavirus tras recibir tratamiento en el Hospital San Antonio de Mayagüez, según informó hoy la institución médica.

El hospital indicó que el pequeño Sebastián Morales Camacho actualmente es el paciente más joven en ser atendido y curado de COVID-19 en el oeste de la Isla.

Morales Camacho, quien es procedente del estado de Florida y estuvo de visita en Puerto Rico, fue trasladado al hospital con fiebre y luego de todas las pruebas, arrojó positivo a COVID-19. Estuvo recluido 14 días, mencionó el hospital.

El doctor Jaime A. Viqueira Mariani, pediatra de Sala de Emergencias, explicó que el bebé presentó fiebre e irritabilidad, por lo cual fue admitido.

Relacionadas

Despedida del bebé Sebastián Morales Camacho tras superar el coronavirus en el Hospital San Antonio de Mayagüez.
Despedida del bebé Sebastián Morales Camacho tras superar el coronavirus en el Hospital San Antonio de Mayagüez.

“Se le hicieron pruebas de cultivos de sangre y orina además de una punción lumbar para descartar meningitis, septicemia y o infección de orina. Con ese cuadro inflamatorio, que podría haberse complicado con una embolia, se inició tratamiento inmediato con anticoagulantes”, detalló en declaraciones escritas Viqueira Mariani, quien lleva 42 años ejerciendo la medicina pediátrica en el país.

Mientras, el doctor Ramón Machado, uno de los pediatras que atendió al bebé, indicó que pese a la preocupación de que desarrollara una inflamación multisistémica orgánica, parecida al Síndrome Kawasaki, por los altos indicadores inflamatorios que presentaba, se pudo intervenir adecuadamente, previniendo su complicación.

“Estuvimos en comunicación con infectólogos y hematólogos del Hospital Universitario Pediátrico, quienes monitorearon la evolución del caso”, sostuvo Machado, quien posee 20 años ejerciendo la medicina pediátrica.

El Hospital San Antonio cuenta con un área de COVID-19 con acomodo para cinco pacientes, además de dos cuartos pediátricos preparados con presión negativa, un sistema que filtra, purifica y elimina el virus mediante un vacum y un filtro de aire HEPA (High-efficiency particulate air) o recogedor de partículas de alta eficiencia, que elimina la mayoría de las partículas aéreas perjudiciales.

Las unidades de cuidados intensivo tienen cuartos de aislamiento con presión negativa, se informó.