Árboles caídos, postes y tendido eléctrico en el suelo, además de letreros son los rastros que dejó el fenómeno atmosférico que amenazó peligrosamente a la Isla con sus vientos de 185 millas por hora.

Aunque cargados de trabajo, los alcaldes de la zona se mostraron aliviados porque la mayoría de los problemas de los ayuntamientos constaban de caídas de árboles y postes de energía eléctrica. Aunque algunas personas perdieron el techo de sus residencias, hubo algunas inundaciones, entre otras situaciones particulares. 

Ese fue el caso del Municipio de Fajardo y su alcalde Aníbal Meléndez, quien  estableció que los daños fueron menores comparados con el fenómeno atmosférico al que nos enfrentábamos. 

“Se habló de que (el huracán) era histórico y gracias a Dios no surgió lo que esperábamos. He estado pendiente a los otros municipios y todos están más  menos igual. En el recorrido que hicimos no encontramos daños mayores. Sí hubo gente que perdió el techo de sus casas en lugares como la barriada Obrera, barriada Roosevelt y cerca del pueblo. Siempre hay sus casos especiales”, sostuvo Meléndez, quien dijo que 64 personas buscaron refugio en la zona de Fajardo y el jueves ya solo quedaba una recibiendo el servicio.

Los rastros que dejó Irma en la zona de Fajardo fueron muchos árboles caídos en el pavimento, además de ramas sobre el tendido eléctrico, lo que afectó desde primeras horas del miércoles, el servicio de energía eléctrica. 

“La mayor cantidad de daños fueron árboles y ramas que se cayeron a lo largo de las principales vías de rodaje como la carretera PR-3 donde estuvimos a las 2:00 a.m. del jueves recogiendo la gran cantidad de árboles. Es increíble todos los árboles que se cayeron en la zona. También cayeron varios postes y muchos cables por lo que auguro que esto (estar sin servicio de energía eléctrica) será para largo”, expresó el alcalde de Fajardo.

Horizonte también pudo constatar letreros que fueron arrancados por la fuerza de los vientos, además de estructuras comerciales, como es el caso de la gasolinera PUMA que ubica en el semáforo de la carretera #3 a la altura del Plaza Fajardo Mall, donde los vientos ocasionaron daños severos en el techo de la estación y derribaron un letrero. También en el establecimiento Wendy's un enorme letrero cayó frente al local.

Además, en el área de Puerto Real, donde ubica el Terminal de Lanchas de Fajardo, el mar expulsó hasta la carretera un  sinnúmero de piedras que la mañana del jueves impedían el paso hacia la zona de Maternillo.

Luquillo sin mayores contratiempos

Asimismo, el alcalde de Luquillo, Jesús “Jerry” Márquez, indicó que los efectos de Irma no dejaron grandes daños en su municipio. También apuntó a la caída de árboles y tendido eléctrico como principales efectos del paso del huracán cercano a la zona Este de la Isla, además de daños a los techos de algunas residencias.

“Luquillo tiene las señas de que por aquí paso un huracán, pero no tuvimos los daños que se esperaban y por eso le damos gracias a Dios. Los problemas en su mayoría son daños en los techos en zinc y estructuras frágiles. Mientras más vegetación habían mayor era el daño”, explicó Márquez.

Al ser un municipio sumamente costero, se esperaba que Luquillo confrontara problemas con el oleaje y la esperada marejada ciclónica, cosa que no ocurrió a gran escala.  

“Tuvimos muchas marejadas, sobre todo en La Pared, pero pasada la madrugada el mar se había retirado. No tuvimos problemas con que el mar se haya metido a las casas como en otras ocasiones”, sostuvo el alcalde. 

Además de las residencias, varias instalaciones municipales sufrieron daños. 

“Tuvimos daños en el estadio, en las verjas y el suelo de goma de la cancha bajo techo se le levantó. Hubo daños, no catastróficos, pero sí hubo daños”, concluyó el mandatario municipal.