Tristemente, en los últimos meses hemos vivido un alza alarmante en los precios y con esto un alza en los actos criminales como carjacking, el robo en una residencia con los miembros de la familia en su interior y otros actos criminales que nos aterran. Eventos que nos hacen tener miedo por nuestra seguridad física, la de nuestros amigos y familiares. También nos asusta perder las pertenencias que con tanto sacrificio hemos obtenido. Todos los medios noticiosos, en adición a los comentarios en los lugares públicos, hacen referencia a los actos violentos que se han suscitando en nuestra isla.

El alza en la ola criminal, además de causar miedo ante el riesgo de ser víctimas, puede llevar a un deterioro significativo en el estado anímico, principalmente en las personas que han sido víctimas de actos violentos y en los que padecen algún trastorno asociado al estado de ánimo.

Relacionadas

Dado a que son tan seguidos los actos violentos a los que nos exponemos, puede surgir un temor real o irreal de que algo así nos suceda.

Los síntomas que experimenta la sociedad pueden ir desde la desconfianza y el temor hasta la incertidumbre y evitar realizar actividades fuera de las áreas que se consideran seguras.

La angustia, el miedo a salir, preocupación por la integridad física de los seres queridos, el distanciamiento social, sentimientos de impotencia e insomnio son algunos de los síntomas que experimentan tanto las víctimas del crimen como las que están en constante exposición a medios que recalcan actos delictivos.

La severidad de los síntomas depende de cuán expuesta haya estado la persona a un evento de esta naturaleza.

Otro problema, quizás no tan hablado, es el grado de desensibilización que puede traer la sobre exposición a vídeos donde sicarios dan muerte a otros o donde se pueden observar vandalismos o hurtos de propiedad privada. Para algunos puede llegar a ser algo normal ver cadáveres, eventos sangrientos u cualquier otro tipo de acto agresivo, pero para otros no.

Este tipo de falta de sensibilidad no generalizada llega a nuestros niños, quienes no tienen las herramientas emocionales para discernir si es algo normal o anormal.

Recomendaciones

-Manténgase alerta y sea cuidadoso. Expertos recomiendan conductas de prevención, como estacionarse en lugares iluminados y con vigilancia. No detenerse si un auto lo choca en actitud nebulosa. No visitar cajeros ATM en horas de la noche. Estas son solo algunas recomendaciones de las muchas que pueden ayudarle.

-Sea cuidadoso sin dejar de realizar sus actividades diarias. No nos podemos dejar amedrentar por estos actos.

-Evite la sobre exposición a tanta noticia negativa. Ver videos de forma constante sobre incidentes violentos solo logrará ponerlo más tenso y preocupado. De igual forma, no se sobre exponga a las noticias.

-Si su estado anímico se deteriora significativamente, busque una consulta con un profesional de la salud mental.

-Proteja a sus niños de información que por su edad no puedan procesar correctamente. Esto solo contribuye a generarles altos niveles de ansiedad.

-Si no se siente cómodo en realizar actividades nocturnas, busque alternativas para el tiempo libre y para compartir en familia.

Definitivamente, lo que nuestro pueblo vive en estos momentos es de preocupación para todos los ciudadanos.

No se trata de vivir en una burbuja pensando que no sucede nada, se trata de ser cuidadoso y a su vez seguir viviendo.

Recuerde que debemos unirnos como comunidad para denunciar a aquellos que nos dañan como personas y como pueblo.