Houston (EE.UU.).- El alero novato canadiense Andrew Wiggins, de los Timberwolves de Minnesota, tiene ya en su haber el primer premio de Jugador Más Valioso (MVP) después de haber sido la gran figura del Partido de las Promesas que ganó el equipo del Resto del Mundo por 121-112 al de Estados Unidos.

Wiggins, de 19 años, reivindicó durante el encuentro disputado en el Barclays Center, de Brooklyn, ser el novato seleccionado con el número uno en el pasado sorteo universitario, y que su traspaso de los Cavaliers de Cleveland a los Timberwolves, fue todo un acierto y lo mejor que le podría haber pasado como profesional.

Los Cavaliers enviaron a Wiggins, junto al ala-pívot canadiense Anthony Bennett, también seleccionado por ellos con el número uno en el sorteo universitario del 2013, al alero Thaddeus Young y 6,3 millones de dólares a cambio del ala-pívot Kevin Love.

El nuevo jugador franquicia de los Timberwolves lo hizo todo bien en el campo con una aportación de 22 puntos, seis rebotes, cuatro asistencias y un mate espectacular con giro de 360 grados que fue lo más espectacular de la noche.

"Creo que fue la mejor opción para mí", declaró Wiggins al valorar el traspaso que protagonizó el pasado verano. "Me dio más espacio de tener más minutos y me puso en una posición donde podría crecer más rápido. En la liga, eso es siempre lo mejor para ti".

Wiggins reconoció que con el alero estrella LeBron James y el base Kyrie Irving dentro de los Cavaliers, su participación hubiese sido la de un jugador que tendría que esperar minutos desde el banquillo.

"En Cleveland tienen figuras y no hubiese podido jugar mucho", valoró Wiggins. "Aquí, con los Timberwolves, tengo todo lo que deseo para crecer en la liga y estoy disfrutando del proceso, algo que también es importante".

El entrenador asistente de los Warriors de Golden State, Alvin Gentry, que dirigió al equipo de Estados Unidos, dijo que Wiggins tendría que haber jugado con ellos sin el nuevo formato hubiese establecido Norteamérica porque de esa manera Canadá podría formaría parte del mismo.

Gentry reconoció que las acciones de Wiggins durante todo el partido, pero especialmente en la recta final con el triple que anotó cuando faltaba 1:33 minuto del tiempo reglamentario (115-111) fue lo que sentenció la derrota de su equipo.

"Veo a un tipo como Wiggins y su potencial es ilimitado", admitió Gentry. "También me gustaría decir que creo que tenemos que reorganizar este juego, que debería ser Norteamérica contra el Mundo. Si tenemos a Canadá, tenemos Wiggins en nuestro equipo".EFE