La atleta yaucana Yarimar Mercado es símbolo de la perseverancia de la gente del sur de Puerto Rico y del mundo.

La atleta clasificó a los Juegos Olímpicos ayer, luego de haber vivido en carne propia la desilusión de una derrota competitiva en el 2019, los temblores del sur en el 2020 y de quedar varada por meses en la Argentina, país que cerró sus puertos por la pandemia de COVID-19.

Su clasificación es simbólica, definitivamente.

“La clasificación representa la recilencia, el esfuerzo y la perseverancia”, dijo.

“Muestra que el sacrificio y la perseverancia rinden frutos”, agregó la atleta de 26 años.

Relacionadas

Mercado clasificó a los Juegos Olímpicos por invitación de la Federación Internacional de Tiro Deportivo, que le concedió ese derecho que solicitó la Federación de Puerto Rico de Tiro y el Comité Olímpico de Puerto Rico (Copur).

La solicitud fue hecha luego de que a Mercado se les desparramara por sus manos la clasificación olímpica durante la final de la modalidad rifle en tres posiciones de los Juegos Panamericanos Lima 2019. Mercado estuvo a un tiro de clasificar a Tokio, pero no lo ejecutó.

“Lima para mí fue un aprendizaje. Me hizo ser más fuerte. Ver las cosas de otra manera. Si luchas por lo que quieres, lo vas a alcanzar. Lima me dio cuatro galletas. Me fajé un montón y dejé todo; mi familia y los estudios. No se dieron las cosas como yo esperaba. Aun así, me mantuve firme haciendo varias copas del mundo por el cambio de clasificación, subiendo mi posición. Junto a mi marca panamericana en Lima, la Internacional consideró la solicitud que hizo Puerto Rico”, agregó Mercado en un comunicado del Copur.

El momento en que Yarimar Mercado no podía creer que un error le costó el oro de los Juegos Panamericanos Lima 2019 y la clasificación olímpica.
El momento en que Yarimar Mercado no podía creer que un error le costó el oro de los Juegos Panamericanos Lima 2019 y la clasificación olímpica. (Juan Luis Martínez Pérez)

Luego, en el 2020, llegaron sin invitación al sur de Puerto Rico los temblores que afectaron la casa de la atleta en el barrio Barina de Yauco.

Yarimar, quien es la menor en un núcleo familiar de seis miembros, se quedó sola en Yauco para entrenar mientras su familia buscó refugió en Estados Unidos.

“Mi padres le cogieron terror a la casa y me quedé aquí para entrenar porque el estado en donde ellos estaban (Conecticut) no había tiro. Me quedé entrenando por si acaso iba a ir a las Olimpiadas”, recordó.

La familia no ha regresado a Yauco o a Puerto Rico.

La atleta pronto se acuartelará en el Albergue Olímpico de Salinas para concluir su preparación para Tokio 2020, que son sus segundos Juegos luego de Río 2016.

Estos son algunos de los daños por los temblores en el barrio Barina de Yauco, en donde vivía Yarimar Mercado y su familia, que buscó refugio en Estados Unidos.

Foto xavier.araujo@gfrmedia.com
Xavier Araœjo | 2020
Estos son algunos de los daños por los temblores en el barrio Barina de Yauco, en donde vivía Yarimar Mercado y su familia, que buscó refugio en Estados Unidos. Foto xavier.araujo@gfrmedia.com Xavier Araœjo | 2020

Como si fuera poco, Mercado dijo que en marzo del 2020 se fue a entrenar a Argentina, en donde también compitió, pero no pudo regresar a Puerto Rico porque el país cerró el aeropuerto por el avance de la pandemia de COVID-19.

“Estuve siete meses varada en Argentina, de marzo a octubre”, dijo.

“El 2020 es estuvo bien, pero que bien malo”, agregó.

En Argentina, la atleta dijo que adaptó el entrenamientos a los confines de su casa, como ocurrió con muchos atletas mientras el deporte mundial estuvo prohibido.

Hoy día llora de alegría y da gracias a los “ángeles” que la ayudaron a salir adelante y conseguir la clasificación.

Mercado dijo que la federación local, el Comité Olímpico de Puerto Rico no la dejaron sola en todo proceso. Agregó que el expelotero Carlos Delgado estuvo con ella desde antes de los Panamericanos.

“Mucha gente creyó en mí”, dijo.