Muchos acuden a la Internet buscando el amor y en ocasiones, lo que encuentran es una terrible desilusión.  

El doctor José Pando, psicólogo clínico y educador y terapeuta sexual, expuso que a pesar de que este tipo de interacción cibernética tiene algunos beneficios, también conlleva graves riesgos.

La web cuenta con varios portales para conocer potenciales parejas; hay para todos los gustos, grupos sociales, edades, religiones y preferencias sexuales. 

"Estas son redes o portales diseñados para personas que, de alguna forma están buscando conocer a algunas personas a través de la computadora", explicó el doctor Pando. 

"La gente antes buscaba otras formas para socializar, iban a bailes, fiestas, grupos o reuniones sociales", indicó el experto, quien agregó que hoy en día, el mundo cibernético ha llamado la atención de muchos y ha provocado que utilicen la computadora cambiando su forma de comunicarse con los demás. 

"Esto ofrece opciones, entretenimiento, oportunidad de conocer gente, compartir, combatir la soledad y conocer a otros seres humanos", comentó. 

Sin embargo, el doctor Pando opinó que la red social Facebook es el portal favorito de la mujer puertorriqueña para buscar una conexión amorosa. 

Las féminas, expuso el terapeuta sexual, son más dadas a la interacción verbal, por lo que se sienten muy atraídas a los intercambios que se dan en estos espacios. 

"Como profesional, yo entiendo que nada sustituye el hecho de que tú puedas comunicarte persona a persona", opinó. 

Por otro lado, cuando las personas se van conociendo directamente, "van desarrollando gradualmente una empatía. Van, poco a poco, cocinando la relación".

Huele a peligro

El doctor Pando advirtió que, aunque se pueden dar encuentros cibernéticos muy positivos, en su clínica, ha escuchado cuentos de terror. 

"La cantidad de personas que yo he visto en mi práctica sufrir por efectos negativos por este tipo de comunicación, es tanta, que me aterra", expuso. 

"Al utilizar un sistema que no es persona a persona, tú dices lo que te da la gana como te da la gana y hay veces, que la persona no se da cuenta y dice de más", señaló el profesional. 

El segundo aspecto, según el educador, es muy peligroso, pues si compartes demasiada información personal e íntima con un desconocido, le estás mostrando tus debilidades y fortalezas, lo que te puede colocar en una situación vulnerable y ser manipulado. 

Por otro lado, hay personas en el espacio cibernético con intenciones que no necesariamente tienen que ver con tener una relación romántica seria a largo plazo. 

"Hay gente que se conoce en las redes sociales y en tres horas, ya se están invitando a acostarse. Es como un brinco tan rápido, que no existe la mediación. No existe la interacción escalonada de eventos", advirtió el doctor, al tiempo que añadió que, a veces, en este tipo de comunicación no existe el pudor, los escrúpulos, ni la ética.

"En la red entra de todo, gente con deseos de comunicarse y establecer un vínculo real, como entran un montón de personas con deseos de chavar y fastidiar", sentenció.  

Balean a hombre que fue a encontrarse con mujer que conoció por Facebook

Viviendo una fantasía

El psicólogo clínico opinó que estos intercambios cibernéticos promueven que se desarrollen fantasías porque las personas publican "lo que les da la gana" y el otro, no lo ve. 

"Uno no sabe si la persona está diciendo la verdad o no. Yo he tenido en mi oficina gente que ha desarrollado estas intercomunicaciones donde cambian de personalidad", relató y añadió que, algunos se inventan nombres, edad, preparación académica y dicen que están solteros cuando realmente no lo están, utilizan fotos de modelos en su perfil y mienten sobre sus pensamientos y creencias. 

"Muchas veces, la persona vende lo que no es, tanto en su físico, como en su personalidad. Esto crea en el receptor unas expectativas que no van con la realidad", advirtió. "Es como un juego, es algo sádico", reconoció. 

El doctor Pando recomendó no compartir fotos de desnudos con desconocidos, pues puede conllevar a problemas eventualmente. Tampoco se debe adoptar una personalidad que no se tiene; se debe ser honesto, claro y cauteloso. 

Sin mucho futuro 

El experto advirtió que aunque se han desarrollado relaciones exitosas en la web, la mayoría de ellas, fracasa. 

"Aunque no tengo una estadística específica, yo me atrevo a asegurar que si se hace un estudio bien hecho, científicamente riguroso, la gran mayoría de estas relaciones, no tienden a ser sólidas ni duraderas porque están fundamentadas en fantasías", acotó. 

El experto explicó que esto sucede, principalmente, por expectativas que no se cumplen, pues una cosa es conocer a una persona por Internet y otra, de frente. "Cuando nos comunicamos y cuando estamos de frente con la persona, nos damos cuenta de que no era lo que creíamos, por eso es que, en la mayoría de los casos, estas relaciones no tienden a ser duraderas", opinó. 

Cuando "están socializando de frente, encuentran que habían un montón de estas cosas que no eran reales y entonces, llegan las frustraciones y a veces, el coraje", concluyó. 

Lee más sobre Facebook