A partir del 27 de mayo entrará en vigor un aumento en el precio de la leche fresca, anunciaron hoy el secretario del Departamento de Agricultura, Ramón González Beiró, y el administrador de la Oficina para la Reglamentación de la Industria Lechera (ORIL), Javier Lugo Rullán.

“De acuerdo a la nueva escala, el precio mínimo de la leche fresca será de $1.64 y el máximo de $1.73 por cuartillo. La leche UHT se mantendrá en el precio actual de $1.95”, detalló Lugo Rullán en declaraciones escritas.

Precios de la leche fresca.
Precios de la leche fresca.

Dicho incremento es el resultado de un alza en los costos de producción que se desprende de un reciente estudio económico realizado por la ORIL, destacaron los funcionarios.

Relacionadas

Según explicó Lugo Rullán, los resultados del estudio fueron notificados a los componentes de la industria lechera a través de un Informe de Hallazgos de las Auditorías, el cual se anunció el 30 de diciembre de 2020, y la vista de precio se realizó en febrero 5. En dicha vista, varios componentes de los sectores de la industria reclamaron un alza en precio mayor al que se estará adjudicando.

“Desde el 2014 no se había realizado un estudio para evaluar la industria de la leche. Han pasado huracanes, terremotos y continuamos atravesando una pandemia, eventos que han estimulado cambios inevitables en la producción en todas partes del mundo. Fue duro darle paso a un aumento, no obstante, es necesario y justo para las elaboradoras”, señaló por su parte González Beiró.

“Estamos atendiendo la solicitud de aumento al precio de las plantas elaboradoras de leche fresca y sus reclamos por el lapso de tiempo sin hacer una revisión, decidimos establecer un mecanismo provisto en la ley para evitar que vuelva a ocurrir. En la medida que tengan un cambio en sus costos de producción puedan ajustarse fácilmente promoviendo eficiencia y una sana competencia en beneficio del consumidor”, agregó.

González Beiró explicó que la ORIL es un organismo creado por ley para regular la industria lechera, y su responsabilidad es evaluar los reclamos de los sectores y procurar el bienestar general de la industria para asegurar el interés público.

De acuerdo a la Ley 34 (Ley para Regular la Industria Lechera), cada cuatro años se debe realizar un estudio exhaustivo donde se revisen los costos, márgenes de ganancias y todo los componentes de la industria.

“Estamos mirando de cerca la tendencia en los precios en los alimentos del ganado. Por el momento, los ganaderos se mantendrán recibiendo el mismo pago por parte de las plantas elaboradoras. No obstante, no descartamos que haya un proceso de revisión en agosto como establece la ley para atender este asunto”, sostuvo González Beiró.