El expresidente del senado y aspirante a la gobernación por el Partido Popular Democrático (PPD), Eduardo Bhatia, anunció que presentará en los próximos días querellas ante la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC ) contra Spanish Broadcasting System tras expresiones xebofónicas de Antulio “Kobbo” Santarrosa en el programa La Comay, de Mega TV.

“Durante los próximos días, procederemos a presentar una querella ante la FCC y SBS Broadcasting por utilizar su licencia pública para permitir el fomentar el racismo y el odio. Puerto Rico necesita ser rescatado de quienes siembran odio todos los días. Puerto Rico necesita la unidad que se logra con el respeto mutuo”, expresó el senador en un un comunicado conjunto emitido por él y su esposa, Isabel Fernández.

Según se desprende de videos del programa La Comay en redes sociales, el personaje alega que Bhatia no debe ser gobernador porque su papá es de India y que él nació en El Salvador. Además, La Comay mencionó que la esposa del exsenador, Isabel, no es puertorriqueña, sino de Panamá.

“Yo siempre soy y seré puertorriqueña. Yo consumo lo que mi país produce. Yo a todos los hermanos de otros países, los quiero, los amo, pero Puerto Rico debe ser gobernado por un puertorriqueño o una puertorriqueña. lamentablemente don Eduardo Bhatia es de El Salvador., es salvadoreño... y para que haya una primera dama que sea de Panamá en La Fortaleza, como es la esposa de Eduardo Bhatia, prefiero que sea puetrorriqueña, o que no haya Primer Dama”, expresó el personaje.

En su comunicado, Bhatia explica su linaje, recuerda que la primera dama actual de Panamá, Yazmín Colón, es puertorriqueña, y dijo que espera que sus rivales primaristas, Carmen Yulín Cruz y Charlie Delgado, rechacen el ataque en su contra, aunque comentó que Delgado visitó La Comay luego del ataque xenofóbico del personaje a la activista y presidenta del Movimiento Victoria Ciudadana, Ana Irma Rivera Lassén.

A continuación, las expresiones íntegras de Eduardo Bhatia e Isabel Fernández:

“Rechazo y condeno enérgicamente el ataque xenofóbico contra mi esposa Isabel, una mujer que ama, ha sacrificado y trabajado tanto por Puerto Rico. Y no lo voy a tolerar.

Rechazo y condeno enérgicamente el ataque contra mi padre, un gran ser humano, humanista y economista, traído a Puerto Rico por Luis Muñoz Marín para colaborar en la creación de un nuevo país.

Rechazo y condeno enérgicamente el ataque contra mi madre, mujer puertorriqueña, que enraizó mi vida en esta mi amada patria.

Rechazo y condeno enérgicamente el ataque contra miles de ciudadanos de otros países que vinieron aquí, se hicieron puertorriqueños, y aportaron tanto a nuestro país.

Rechazo y condeno enérgicamente el ataque contra mi puertorriqueñidad. Soy puertorriqueño de pura cepa y le he dedicado mi vida al servicio desinteresado a mi país. Nací en El Salvador porque mis padres trabajaban en ese país combatiendo la pobreza, pero no tengo vínculo alguno ni puedo reclamar nacionalidad Salvadoreña.

Atacarnos por el país de nacimiento de nuestros padres, ignora que en la actualidad la primera dama de Panamá es una puertorriqueña casada con un panameño. Esto es de gran orgullo, pues la historia de ambos países es larga y fructífera. Igualmente, la primera dama de los Estados Unidos nació en Eslovenia, y Puerto Rico ya tuvo una primera dama norteamericana.

Espero, de parte de mis compañeros candidatos del Partido Popular igual rechazo. De Carmen Yulín, estoy seguro tendré su total solidaridad. De Charlie Delgado, espero ver una denuncia enérgica hoy mismo y no su complacencia con la agenda xenófoba, misógina y racista de ese programa de chismes. En otras palabras, espero que en esta instancia, no lo veamos riéndole las gracias a un hombre que se esconde detrás de una muñeca, como hizo luego de que ese personaje lanzara insultos racistas contra Ana Irma Rivera Lassén. Un desacierto se puede adjudicar a la inexperiencia o a un descuido. Dos ya serían un patrón.

Durante los próximos días, procederemos a presentar una querella ante la FCC y SBS Broadcasting por utilizar su licencia pública para permitir el fomentar el racismo y el odio.

Puerto Rico necesita ser rescatado de quienes siembran odio todos los días. Puerto Rico necesita la unidad que se logra con el respeto mutuo”.