La ansiedad se paseaba ayer entre empleados públicos que voluntariamente o por directriz acudieron al Departamento de Hacienda para conocer su nuevo escenario de trabajo, tras haber sido movidos de once entidades gubernamentales bajo la Ley de Empleador Único.

Son las primeras movidas bajo este estatuto legal, una de las iniciativas principales para que el gobierno logre los ahorros estimados en el Plan Fiscal. 

En total se trasladaron 98 personas -ocho de estas de manera voluntaria- para reforzar el equipo que la agencia necesita en su meta de incrementar los recaudos.

 La transferencia de estos empleados apuesta a lograr un aumento de $125 millones.

Una de las funciones a las que serán asignados es la asistencia en el cobro de deuda atrasada, adelantó el secretario de Hacienda, Raúl Maldonado, durante una rueda de prensa en la sede de la agencia en San Juan. 

“La transferencia nunca es fácil y estamos bien sensible a eso… Algunos de ellos están obviamente mucho más tranquilos que otros y eso lo entendemos. Sabemos que es una aventura nueva para muchos empleados”, comentó Maldonado. 

 Antonio Rodríguez llegó allí, no porque decidió solicitar la movilidad voluntaria bajo la ley, sino por el proceso que impulsa la nueva política pública, que podría haber apelado. Sin embargo, el antiguo ajustador del Sistema de Retiro para Maestros (SRM) expresó sentirse “bien positivo” ante el “reto” que enfrenta.

De hecho, la mayoría, 60, son de la Administración de los Sistemas de Retiro, otros 20 del SRM y nueve de la Administración de Servicios de Salud Mental y Contra la Adicción (Assmca). 

 “Es algo nuevo para mí. No pensaba nunca trabajar en el Departamento de Hacienda”, comentó el servidor público por los pasados dos años, quien estudió Contabilidad. “(Estoy) ansioso por trabajar”, agregó. 

Indicó que no eligió Hacienda, sino que se la asignaron. 

También manifestó la duda de si se quedaría o no desempleado al final del año fiscal, ya que el movimiento se hace en la modalidad de destaque, pero el oficial de prensa de Hacienda, Waldo Díaz, le aclaró al escucharlo que el destaque es una etapa en lo que el proceso de movilidad bajo Empleador Único se completa (los 98 fueron trasladados por esta categoría de movilidad). 

 De hecho, Maldonado dijo que el fin de los cambios es que se mantengan en la agencia. “No estamos planificando que regresen a sus agencias anteriores”, detalló. También se aseguró que el proceso no es oneroso para el empleado, no pierde beneficio ni estatus, mantiene su salario y será reasignado cerca de su hogar, aclaró Marlene Rosa, secretaria auxiliar de Recursos Humanos de Hacienda. 

 En los próximos meses ocurrirán otras 100 transferencias y, luego de estas, Maldonado solicitará otras 100, evidenciando así que tienen “necesidades en todas las áreas”. “La medida de Empleador Único es la medida más crítica que tenemos en la administración para preservar los empleos del servidor público y cumplir con la Junta Fiscal”, expuso Maldonado. 

Las nuevas funciones estarán ligadas a las áreas de servicio al contribuyente, gestión de cobro, colecturías, educación, sistemas de informática, requerimiento y levantamiento de información y auditoría.

SÍ VOLUNTARIO

Otros trabajadores como María Vale, quien laboraba en Recursos Humanos de Justicia y lleva 20 años en el servicio público, y Randy Acevedo, con 16 años en la Oficina del Comisionado del Seguro como investigador, sienten “un poco de ansiedad” por el cambio, pero la primera lo hizo porque necesitaba un cambio y, el segundo, porque quería un nuevo reto. 

Vale dijo que llenó la movilidad voluntaria esperando que “todo salga bien” y que “si en este caso no era yo la que tomaba la iniciativa de hacer el cambio, eventualmente... eso iba a venir obligatoriamente”. La madre y esposa entiende que el cambio, que hasta ahora ha sido organizado, será positivo porque aprenderá cosas nuevas. 

 Por su parte, Acevedo, padre de un hijo, dijo que “cuando llevas 16 años en una posición pues con el tiempo los retos se pierden, se torna rutina y esto me permite salir de aquella rutina”. Pero confesó que la ansiedad es porque “desconozco lo que voy a estar haciendo, pero esa emoción de ansiedad posiblemente se torne en felicidad o no, dependiendo cuál sea la asignación”, dijo riéndose. 

 Los empleados transferidos también vienen de Estado, Corrección y Rehabilitación, Junta de Libertad Bajo Palabra, Autoridad de Puertos, Trabajo y Recursos Humanos, y el Banco Gubernamental de Fomento. El cambio fue posible debido en parte a la consolidación de funciones en las agencias. La meta a largo plazo de Hacienda, con esta y otras iniciativas, es lograr un incremento total de recaudo de $924 millones.