Varios de los principales líderes del Partido Popular Democrático (PPD) avalaron hoy la decisión del gobierno de Puerto Rico de retirar su oposición a reconocer el matrimonio entre personas del mismo sexo en otras jurisdicciones de Estados Unidos.

Mientras, el presidente del Partido Nuevo Progresista (PNP), Pedro Pierluisi, se mostró en contra de que el Departamento de Justicia se allane a la demanda contra el Gobierno de Puerto Rico que se ventila en el Tribunal de Apelaciones en el circuito federal de Boston.

El caso consiste en una demanda que sometieron cinco parejas contra el Gobierno del Estado Libre Asociado por no reconocer en Puerto Rico los matrimonios entre dos personas del mismo sexo que se hayan casado en jurisdicciones estadounidenses. Llegó a Boston después de que fuera desestimada en el Tribunal federal de San Juan por el juez Juan Pérez Giménez.

El Departamento de Justicia anunciará en la tarde de hoy que le informará al Tribunal en Boston que retirará su oposición al matrimonio entre personas del mismo sexo. Dicha oposición respondía a lo establecido en el Código Civil de Puerto Rico, el cual establece que el matrimonio es entre un hombre y una mujer.

"Creo que es un gran día para la justicia, para la equidad. Mi reconocimiento al señor gobernador (Alejandro García Padilla) por un proceso que ha sido pensado, meditado, que lo que reconoce es que todos somos iguales ante los ojos de la ley y concreta con hechos específicos que así es", expresó la alcaldesa popular de San Juan, Carmen Yulín Cruz.

Por su parte, el presidente del Senado, Eduardo Bhatia, se mostró particularmente satisfecho, pues recientemente se había unido al caso como "amigo de la corte" a favor de los demandantes.

“Puerto Rico finalmente se une a la corriente mundial.  Esta administración sigue haciendo historia en la defensa, expansión y reconocimiento de los derechos humanos.  Como he dicho anteriormente, es momento de seguir librando la batalla en contra del discrimen y la exclusión y de luchar porque se reconozca la igualdad de todas las personas a expresar su amor y compromiso de vida”, expresó Bhatia en comunicado de prensa.

“Espero que esta declaración y la nueva posición del Ejecutivo ayude al Tribunal Federal de Apelaciones en Boston a revocar la determinación del Juez Pérez Giménez en la Corte Federal de Distrito en San Juan.  Hay que hacer honor a nuestra Constitución que dicta que 'todos somos iguales ante la Ley'.  Todos es todos.  La igualdad en el matrimonio y la libertad de amar y constituir un hogar con quien uno quiera es un derecho fundamental que debe ser respetado por todos", agregó el líder senatorial.

Mientras, Pierluisi señaló que el Gobierno no debe retirar su oposición. Señaló que la responsabilidad del Departamento de Justicia es defender el Código Civil existente hasta que la Asamblea Legislativa lo cambie.

Asimismo, indicó que tanto la Rama Legislativa, como la Ejecutiva, no deben hacer modificaciones hasta que el Tribunal Supremo de Estados Unidos se pronuncie al respecto.

"No me parece correcto que se allanen, como aparentemente es el caso, cuando esa decisión debe estar en el Tribunal Supremo de Puerto Rico o en la Asamblea Legislativa de Puerto Rico, si quiere tornar el caso académico", dijo el comisionado residente en Washington DC.

"Pero si fuera esa la acción de la Asamblea, le tiene que responder al pueblo de Puerto Rico. Que yo sepa, la gran mayoría del pueblo de Puerto Rico quiere que ese Código Civil se respete y se haga valer", añadió.

En su caso, el presidente de la Cámara de Representantes, Jaime Perelló, dijo que Puerto Rico debía adaptarse a los cambios que se han producido internacionalmente en cuanto al reconocimiento del matrimonio entre personas del mismo sexo, aunque confesó que su posición personal es que un matrimonio debe ser entre un hombre y una mujer.

"La realidad es que todas las tendencias apuntan a que lo que va a decidir el Tribunal Supremo de los Estados Unidos es a la validez del matrimonio entre dos personas del mismo sexo", manifestó Perelló.

"Que yo siempre he defendido el matrimonio entre un hombre y una mujer, esa es mi posición. De igual manera, creo en las uniones de hecho. Pero esa es mi posición, pero de ahí al movimiento y la discusión en Estados Unidos y a nivel mundial, y lo que parece ser algo inminente, tenemos que prepararnos para cumplir con la ley", agregó.

No obstante, los presidentes de las cámaras legislativas dejaron la impresión de que no se moverá ningún proyecto de ley para enmendar el Código Civil hasta que se pronuncie el Tribunal federal.

"Vamos a esperar a lo que decida el tribunal. Tomará una decisión en los próximos días. Independientemente de lo que  diga el Código, si el tribunal entiende que es inconstitucional, ahí debe terminar este asunto", afirmó.

Las expresiones de este grupo de líderes políticos ocurrieron por separado durante su participación del 20 aniversario de la fundación del Colegio de Educación Especial y Rehabilitación Integral (Coderi), en su sede en San Juan.

Otros legisladores que mostraron su apoyo

El senador Ramón Luis Nieves y el presidente de la Comisión de lo Jurídico de la Cámara de Representantes, Luis Vega Ramos. Además de Bhatia se expresaron por escrito estar a favor de la postura anunciada esta tarde por el Departamento de Justicia ante el reclamo de parejas del mismo sexo.

El representante Vega Ramos, por su parte, indicó que “el Gobernador pone a Puerto Rico en el lado correcto de la humanidad. Al afirmar que no se discriminará contra un matrimonio por la identidad de género de sus componentes afirmamos nuestras máximas constitucionales de igualdad de todos y todas ante la ley y la inviolabilidad de la dignidad humana”.

“Es un acto sumamente cristiano. Se hizo lo correcto y estoy orgulloso y conmovido", añadió Vega Ramos.

El senador Nieves, mientras, indicó que "una de las características de un buen líder democrático, es no andar por la vida obstinado en posiciones, y tener la flexibilidad intelectual que lo pueda llevar hasta reconsiderar una decisión. Ese es Alejandro García Padilla, un gobernante que escucha a la gente, y que puede recapacitar".

"Como reconoce el Gobernador con su acción, el Gobierno tiene la obligación de garantizar la igual protección de las leyes. Irrespectivo de las creencias religiosas particulares de un gobernante, como individuo, dichas creencias no pueden ni deben convertirse en política pública en un sistema democrático. Esa es la definición clásica de la doctrina constitucional de Separación Iglesia-Estado, tan poco entendida en Puerto Rico", expresó Nieves, autor del Proyecto del Senado 238 que prohíbe el discrimen en el empleo por orientación sexual o identidad de género.