Ante el inminente anuncio que realizará esta tarde el Departamento de Justicia para concederle derecho a los matrimonios entre personas homosexuales casadas en otras jurisdicciones, la licenciada Ada Conde indicó que la determinación es una victoria para el pueblo de Puerto Rico, pues prevalecen las protecciones de la Constitución.

 “Es una victoria, más que todo, para el pueblo de Puerto Rico. ¿Por qué? Porque yo creo que, de todas las cosas, prevalece la Constitución de Puerto Rico, una Constitución que todos estos funcionarios electos juraron defender y que establece que aquí no se puede discriminar, particularmente, está prohibido el discrimen por sexo, y aquí estamos hablando de matrimonio de parejas del mismo sexo”, señaló la activista gay en entrevista radial (Wapa Radio).

Conde encabeza la demanda federal radicada por cinco parejas homosexuales para que se le reconozcan derechos a los matrimonios de personas del mismo sexo realizados en otras jurisdicciones. El pleito está ante la consideración del Tribunal de Apelaciones de Boston.

Pese a que se ha adelantado el cambio de postura del Gobierno ante los matrimonios homosexuales, la también abogada dijo que aguardan porque Justicia presente el escrito ante el Tribunal para conocer si también se concedería en la Isla el derecho de realizar bodas entre personas del mismo sexo.

Mientras, el Comité Amplio para la Búsqueda de Equidad (CABE) emitió un comunicado de prensa para celebrar los aires de nuevos derechos para la comunidad lésbica, gay, bisexual, transexual y transgénero (Lgbtt).

“¿Cuál es la agenda Lgbtt? La equidad.  Y hoy celebramos el que la razón haya prevalecido frente a las intervenciones ilegales de algunos líderes religiosos en los asuntos del estado. Celebramos que el Gobierno de la Isla haya dado prioridad a la dignidad humana de las comunidades Lgbtt y que por fin comience a dar pasos en la dirección correcta.  Ya es hora de caminar con el resto de la humanidad hacia un mundo de equidad”, expresó el Comité

Mientras, la abogada Amárilis Pagán Jiménez, portavoz de CABE y directora ejecutiva de Proyecto Matria, destacó que “la equidad para las comunidades Lgbtt se ha está ganando paso a paso.  La decisión de hoy del Gobierno no tiene un efecto automático en el resultado final del caso pero envía un mensaje importante al país: Cuando se trata de derechos humanos hay que hacer lo correcto.  Y lo correcto hoy era dejar de defender lo indefendible, el discrimen y la desigualdad institucionalizadas a través de un artículo de nuestro Código Civil que impedía a personas de las Comunidades Lgbtt decidir libremente si quieren casarse o no. Es una pena que la Legislatura no haya sido quien diera este paso y que estemos en espera de que sea un tribunal federal el que complete una acción necesaria para la justicia de nuestras comunidades”.

El Comité está compuesto por la Coalición Orgullo Arcoíris, Coaí, Proyecto Matria, Amnistía Internacional, la Asociación de Psicología de Puerto Rico,  el Colegio de Profesionales del Trabajo Social, la Clínica de Discrimen por Orientación Sexual y de Derechos Humanos de la Escuela de Derecho de la UPR, la American Civil Liberties Union (ACLU), ICM Cristo Sanador, Fundación Gaviota, el Movimiento Amplio de Mujeres, Taller Salud, Programa de Estudios de Mujer y Género de la UPR en Río Piedras y personas en su carácter individual. También tienen alianzas con la Organización Puertorriqueña de la Mujer Trabajadora, el Comité contra la Homofobia y el Discrimen y CLADEM de Puerto Rico.