La presidenta del Consejo Municipal de Nueva York, Melissa Mark Viverito, aplaudió hoy, viernes, la determinación del gobierno puertorriqueño de reconocer los derechos de las parejas del mismo sexo al modificar la postura original en un pleito federal llevado ante la consideración del Circuito de Apelaciones en Boston, tras un fallo en contra de las demandantes emitido por el juez federal Juan Pérez Giménez.

“Aplaudimos y agradecemos al gobernador gobernador Alejandro García Padilla y su administración por escoger estar en el lado correcto de la historia en el tema del matrimonio igualitario. Su cambio de posición es esperanzadora. Las familias LGBTT puertorriqueñas deben tener los mismos derechos, responsabilidades y respeto que el resto de las familias”, dijo Mark Viverito, oriunda de Bayamón.

“Queremos agradecer también a la alcaldesa de San Juan, Carmen Yulín Cruz, al presidente del Senado, Eduardo Bhatia, así como a otros senadores y representantes por favorecer la igualdad matrimonial y este cambio de posición”, agregó en declaraciones escritas.

“Ahora confiamos en una decisión favorable de la Corte de Apelaciones del Primer Circuito en el caso sobre matrimonio igualitario ante su consideración. El derecho al matrimonio debe ser extendido a toda persona sin importar donde viva o a quien ame”, puntualizó Mark Viverito.

El Departamento de Justicia anunció este viernes que el gobierno de Puerto Rico no defenderá la constitucionalidad del matrimonio entre un hombre y una mujer, según lo dispuesto en el Artículo 68 del Código Civil de la Isla “porque las leyes que defienden el matrimonio tienen que respetar los derechos constitucionales de todos los ciudadanos”.

La posición del Departamento de Justicia se divulgó al vencer el plazo para que el gobierno presente su argumentación escrita como parte del proceso de apelación de un caso federal interpuesto por cinco parejas homosexuales que solicitan que se validen en la Isla sus derechos como matrimonios.

“La determinación de allanarnos (en el caso) responde a una decisión sustentada en derecho por la inmensa mayoría de las cortes federales en los Estados Unidos. Se trata de reconocer que todos los puertorriqueños y puertorriqueñas somos iguales ante la ley. Son cuatro los tribunales de Circuito los que ya han invalidado leyes que prohíben el matrimonio entre personas del mismo sexo”, sostuvo el titular de Justicia, César Miranda.

Ada Conde Vidal, presidenta de la Fundación de Derechos Humanos (FDH), presentó una demanda en el Tribunal Federal en marzo del pasado año para que se reconozca en Puerto Rico como legal y legítimo el matrimonio que contrajo con su pareja, Ivonne Álvarez Vélez, en el estado de Massachusetts.

En la demanda presentada junto a Álvarez Vélez y otras cuatro parejas en contra de la secretaria de Salud, Ana Ríus Armendáriz, y la directora del Registro Demográfico, Wanda Llovet Díaz, la licenciada Conde Vidal solicitó un interdicto preliminar, permanente y sentencia declaratoria para que en Puerto Rico se reconozcan los matrimonios civiles entre personas del mismo sexo contraídos en otras jurisdicciones de Estados Unidos.

Posteriormente, en octubre de 2014, el juez federal Juan Pérez Giménez desestimó la demanda, por lo que las demandantes recurrieron al Circuito de Apelaciones de Boston. Desde ese entonces, el Secretario de Justicia ya había señalado que el gobierno del Estado Libre Asociado se allanaría a la decisión que se emitiera en Boston.

Reacciona hija de la licenciada Conde

La hija de la demandante, Ada Conde, al conocer la reacción de Miranda, se pronunció jubilosa. “Mi mamá, Ada Conde e Ivonne, llevan más de 15 años juntas como pareja. Desde que yo tengo 12 años,  Ivonne se volvió parte esencial de mi vida y de mi hogar”, sostuvo Ada Alvarez Conde.

“Hay dos tipos de matrimonio, el civil y el religioso y muchos lo olvidan. Si usted se quiere casar por la Iglesia de su preferencia, usted completa unos requisitos y lo hace en su Iglesia. Por ende, el derecho al matrimonio civil no afecta las creencias religiosas y muy importante, garantiza el derecho a la libertad y el respeto a la dignidad”, sostuvo la joven en declaraciones escritas.

“Yo considero que es injusto de que los prejuicios limiten derechos humanos. Para mi es necesario que se le reconozca a Ada y a Ivonne su relación de tanto tiempo y que mutuamente eso se traduzca en derechos de salud, entre otras cosas”, agregó Álvarez Conde, quien dirige la Comisión de Asuntos de la Mujer en el Senado.

Como parte de su compromiso social, Álvarez Conde realiza además trabajo voluntario ofreciendo charlas a jóvenes sobre la erradicación de la violencia en el noviazgo.