Cuando se determine comenzar con las clases presenciales o híbridas, los 40,000 estudiantes de las zonas afectadas por los terremotos tendrían que permanecer en sus hogares y continuar con los cursos virtuales, reveló este jueves el secretario de Educación, Eligio Hernández.

“La consigna es que los estudiantes del sur, por el momento, mi recomendación por salud y seguridad, es que deben de continuar en educación por distancia. No existe ningún otro elemento más importante que no arriesgar la vida de los estudiantes cuando sabemos que todavía sigue temblando en algunos municipios”, afirmó a preguntas de Primera Hora.

Detalló que en la zona más afectadas por los terremotos hay 40,000 estudiantes, de un total de 276,413 alumnos que tiene el sistema de educación pública.

Más allá de la pandemia del coronavirus y los terremotos, el titular reconoció que no tienen lugares identificados para colocar a estos estudiantes cuando se determine comenzar con las clases presenciales. Su contestación no fue verbal. Lo que hizo fue elevar las dos manos, como en una señal de que no tenía una respuesta.

Durante las vistas de transición, que se realizan en el Centro de Bellas Artes Luis A. Ferré, en Santurce, estipuló que ya la agencia pactó un acuerdo con la Autoridad para el Financiamiento de Infraestructura (AFI) para que establezcan vagones en zonas previamente identificadas dentro de los pueblos afectados por los terremotos. Estos serían utilizados como salones provisionales, dijo.

Hernández también reveló que el próximo semestre no habrían módulos para los estudiantes que permanezcan en cursos virtuales, ya que a finales de este mes habrían culminado el proceso de entrega de computadoras y tabletas a todos los estudiantes. Por tal razón, todos esos documentos serían digitales, dijo.

Actualmente, Educación cuenta con 53 escuelas no aptas para reabrir a los estudiantes tras los efectos de los terremotos reportados desde diciembre pasado en el suroeste de la Isla y otras 253 que requieren arreglos para que estén aptas para utilizarse.

El titular reconoció que todavía no se ha comenzado a realizar ninguna obra de arreglo a estas escuelas afectadas.

Otro aspecto que reconoció es que la agencia no cuenta con ningún estudio que establezca cuántas escuelas en la Isla tienen “columnas cortas”. Estas son un riesgo en casos de terremoto.

Hernández explicó que todos estos detalles de los planteles podrían ser arreglados con los $2,300 millones en fondos federales que se le concedieron a la agencia tras la devastación causada por los huracanes Irma y María.