Pese a que los contagios por coronavirus siguen agravándose en la Isla, el gobernador electo, Pedro Pierluisi, mantuvo este sábado sus esperanzas de que para enero pueda darse el regreso a clases.

Es que cuando se le cuestionó su pensar a que se habían sobrepasado las 1,000 muertes, planteó que espera que la activación de la Guardia Nacional y la nueva orden ejecutiva tengan un efecto positivo en la disminución de los contagios.

Dijo, durante la asamblea del Partido Demócrata que se realiza en Cataño, que continuará día a día monitoreando las estadísticas.

“Tenemos que tomar todas las medidas que sean necesarias para proteger la salud del pueblo y, a la misma vez, que protegemos nuestra economía y buscar la manera que nuestros niños no caigan en un rezago, muy penoso, en cuanto a su aprovechamiento académico”, insistió.

Pierluisi, desde que salió electo, ha mostrado inconformidad porque los estudiantes no hayan regresado a las aulas escolares. Actualmente, la educación se mantiene de manera virtual.

De paso, el gobernador electo expuso que “está a la vuelta de la esquina la llegada de la vacuna a Puerto Rico. La meta es que todos en su momento sean vacunados”.

Precisó que, desde ya, su gobierno se prepara para la llegada de esta vacuna a la Isla, en enero próximo.

Auguró que estarán “listos para cuando las vacunas estén disponibles… Yo quiero que todo el pueblo de Puerto Rico tenga acceso a esas vacunas en su momento”.