Alexa, la mujer transgénero que fue asesinada en un aparente crimen de odio será cremada por petición de sus familiares, quienes recibirán apoyo económico para las honras fúnebres por parte de la Funeraria San Fernando y el municipio de Carolina.

Así lo expresaron a Primera Hora dos fuentes con conocimiento del acercamiento que hicieran los dueños de la funeraria y el alcalde de la Tierra de Gigantes, José Aponte Dalmau, a los parientes de Alexa, cuyo cuerpo fue encontrado baleado en la madrugada de ayer a la orilla de la carretera PR-165 en Toa Baja.

“La familia ha decidido incinerarla y así ocurrirá… luego se hará una ceremonia íntima”, dijo una de las personas a este diario.

Mientras, Primera Hora también supo que los parientes de Alexa -quien fue inscrita al nacer como Carlos Negrón Luciano- retrasaron el proceso de ir a identificar el cadáver en el Negociado de Ciencias Forenses (NCF) pues tenían temor a la reacción del público luego que trascendiera que la víctima había expresado que se sentía abandonada por los suyos y había sufrido maltrato en su niñez.

De hecho, aparentemente personal de la policía municipal de Carolina acompañó a la progenitora de Alexa a realizar las gestiones en el NCF para garantizar su seguridad.

La figura de Alexa comenzó a circular durante el fin de semana luego que un individuo denunciara en la red social Facebook que la mujer se encontraba en un baño de un restaurante (Fast Food) supuestamente intentando ligar a otras féminas a través de un espejo. La denuncia provocó impresiones a favor y en contra de Alexa. Algunos mostraron indignación y dejaron aflorar su transfobia, mientras otros -como el ciudadano Nandy Torres Rosa- orientaban a los cibernautas dejándoles saber que Alexa era paciente mental, que no era violenta y que la razón por la que siempre tenía un espejo era porque tenía delirios de persecución y quería observar siempre a quien tuviera cerca.

Tras este incidente es que la policía halla el cuerpo baleado de Alexa en un pastizal. Posteriormente, se hizo público en redes sociales un vídeo del momento en que acribillan a una persona muy parecida a ella. En el pequeño filme se ve a lo lejos una carpa y una persona caminando. De inmediato se escucha la voz de un hombre gritarle: “mira, dame ese cul..”. Posteriormente le dicen: “te vamos a entrar a tiros…”, “a que me bajo y le meto con el palo”. Unos segundos después se escuchan unos disparos.

La secuencia de hechos grabados son investigados por la policía y han consternado a un gran sector de ciudadanos puertorriqueños, quienes exigen que se investigue el crimen como uno de odio. Al momento, no se han efectuado arrestos asociados al asesinato, aunque la Policía ha indicado que tienen bajo la mirilla a unos individuos, incluyendo a unos adolescentes.