El director ejecutivo de la Autoridad de Energía Elécrica, Ricardo Ramos, insistió esta mañana que la contratación con la empresa Whitefish por hasta $300 millones para reparar el sistema eléctrico del país se logró mediante contacto directo con la compañía, sin que mediara cabildero alguno, ya fuera de Puerto Rico o de Estados Unidos.

Lo mismo dijo el secretario de asuntos públicos de La Fortaleza, Ramón Rosario despejando, de ser cierta su afirmación, cualquier irregularidad cometida desde la mansión ejecutiva.

De paso, Ramos dijo que la compañía, cuyo trabajo describió como “excelentísimo”, ya ha facturado “$1 millón y pico” por sus primeros trabajos.

“Más vale que la gente se acostumbre a ver compañías emergentes haciendo negocios con la AEE”, advirtió.

El contrato otorgado por la AEE a Whitefish, una empresa inexperta de dos empleados cuyo mayor trabajo era de $1.3 millones en Arizona, ha provocado solicitudes de investigación tanto en el Congreso Federal como en la legislatura local, más referidos del gobernador a la Oficina de Gerencia y Presupuesto y a la Oficina del Inspector General de Estados Unidos. 

El  presidente del Senado, Thomas Rivera Schatz, insistió hoy que la Oficina del Contralor investigue también.

Sin embargo, Ramos insistió hoy en que se trata de un “chisme” porque alguien en Estados Unidos no logró el contrato que quería.

 “Evaluamos la experiencia de Whitefish antes de contratarlos. Le han hecho trabajos al Departamento de Energía. No sé si tienen dos empleados o si son dueños… lo que tenemos aquí son 300 empleados movilizaos y para mañana 600”, dijo Ramos al recalcar que se le desembolsa a la empresa dinero en la medida en que entregan trabajos realizados.

Según la AEE, se evaluaron siete propuestas antes de otorgar el contrato a Whitefish. Se ha suscrito otro similar, pero por $200 millones, con la compañía Cobra Energy.

Mientras, Alejandro De La Campa, director de FEMA en Puerto Rico y el Caribe, señaló hoy que la entidad federal no tuvo acceso, antes que se firmara, al contrato de Whitefish. Según aseguró, ese es el procedimiento con todos los contratos, explicando que la labor de la dependencia es auditar y verificar que los servicios se brindaron acorde a lo estipulado al analizar si procede algún desembolso de dinero.

La posición de la AEE es que el monto de contratos como el de Whitefish y Cobra Energy sea reembolsado a la corporación pública.

“Fema no revisa contratos ni evaluamos o aprobamos contratos”, dijo De La Campa al aclarar que su división de Asistencia Pública y legal, tanto en Puerto Rico como en Washington D.C. están revisando actualmente el contrato firmado entre la compañía y la AEE.

“En los próximos días emitiremos una opinión”, dijo sin explicar si se refería a un comentario sobre la legalidad del contrato o si proceden los rembolsos por los primeros trabajos realizados.

Mientras, en la conferencia de prensa de hoy Ramos indicó que el Cuerpo de Ingenieros de Estados Unidos (USACE) comenzó a “evaluar” contratos suscritos por la AEE y empresas privadas el 10 de octubre. Así, Ramos afirmó que USACE no pasó juicio sobre el contrato de Whitefish.

“El Cuerpo de Ingenieros no era parte del esfuerzo de reconstrucción del sistema eléctrico”, dijo al insistir nuevamente que FEMA evaluará el contrato.

Sin embargo, El Nuevo Día publicó ayer que el contrato con la empresa se firmó el 17 de octubre y que había conversaciones con la empresa desde antes del paso de María por la isla.

Ayer, de otra parte, quien maneja la cuenta de Twitter de Whitefish se enfrascó en un careo con la alcaldesa de San Juan, Carmen Yulín Cruz que llegó a su punto más álgido cuando la empresa amenazó en sacar sus brigadas de la capital. Rosario calificó las declaraciones como “lamentables e inapropiadas”.