Juan Hernández José, tiene 14 años y desde que apenas contaba con dos añitos, padece de diabetes.

Cada tres días recibe insulina mediante una sonda que le colocan en el brazo, que ya aprendió a ponerle su mamá, Clara Norma José Aquino. Pero además, este joven sanjuanero, que gusta de jugar béisbol en una liga de la urbanización Fair View, en San Juan, carga todo el tiempo con un tipo de páncreas artificial –un diminuto aparato al lado izquierdo de su cintura– que constantemente le suple insulina a través de una diminuta manga exterior y a la que el adolescente tiene que registrarle las cantidades de carbohidratos que consume en cada una de sus seis comidas.

Sin embargo, asegura que “es fácil” sobrellevar su condición de diabetes. La clave: autocontrol.

“Uno tiene que tener su control. Es fácil después que uno se acostumbra a tener esta condición”, señaló Hernández José, quien hoy participó del “Zumba Fun Day”, actividad que organizó la Fundación Pediátrica de Diabetes en el Coliseo Pedrín Zorrilla de Hato Rey para conmemorar el Día Mundial de la Diabetes. 

“Cuando la gente le pregunta a uno si uno tiene diabetes, y uno dice que sí, la gente te dice (que) no se te nota. Si te cuidas bien, haces tu dieta adecuadamente, puedes llevar una vida normal”, aseveró Hernández José, quien agregó que su plan alimenticio le prohíbe comer dulces o frituras y tiene que ingerir porciones de alimentos adecuadas, medidas por una nutricionista, entre otras.

El joven sufre diabetes tipo 1, que se diagnostica desde temprana edad en los niños por razones que aún no se conocen del todo, pero que provocan algún fallo del páncreas, explicó Mariana Benítez, directora ejecutiva de la Fundación Pediátrica de Diabetes.

La diabetes tipo 2 se descubre mayormente en la adultez y es prevenible mediante ejercicio o buena alimentación.

Al menos 7,500 menores de edad sufren diabetes en Puerto Rico, según un sondeo realizado en 2013 con los 10 endocrinólogos que existen en la Isla, dijo Benítez. Agregó que la cifra debe ser mayor porque hay médicos generalistas que no refieren a endocrinólogos los pacientes pediátricos.

A nivel mundial se estima que mueren tres millones de personas anualmente a causa de esta enfermedad, según datos suministrados por la fundación.

La actividad de hoy tenía como fin crear conciencia en la población sobre esta seria condición.

“El objetivo de esta actividad es educativo. Tenemos múltiples clínicas para la comunidad libre de costo. También buscamos fomentar la salud porque el ejercicio es clave para el control de la diabetes y por eso tenemos el zumbatón, y además buscamos recaudar fondos”, señaló Benítez.

En efecto, durante la actividad se realizaron múltiples clínicas de salud y actividades musicales. Para los niños también hubo payasos, según se indicó. Además, los asistentes del evento se unirían para posar todos juntos y hacer un círculo azul gigante, el signo de la lucha contra la diabetes pediátrica.

Benítez agregó que la actividad de hoy es una de varias que se celebrarán en noviembre, mes de la diabetes. El próximo viernes 14 de noviembre, Día Mundial de la Diabetes, se espera que diversos municipios, el Capitolio y La Fortaleza se iluminen de azul, color con el que se identifica esta causa. Unos 160 países iluminarán estructuras significativas ese mismo día, explicó la directora.