Si este estudio es correcto, ya podemos tener clara una de las razones del porqué las enfermedades cardiovasculares son una de las primeras tres causas de muerte en la Isla.

La investigación, realizada por investigadores británicos, reveló que la constante exposición al ruido generado por el tráfico excesivo puede aumentar los riesgos a padecer enfermedades cardiovasculares.

Concluyó, entre otras cosas, que los adultos en áreas  donde el trafico excedía los 60 decibeles estaban más propensos  a ser admitidos al hospital por un ataque al corazón que aquellos que vivían en áreas donde el sonido no alcanzaba los 55 decibeles.

Mientras, el ruido en la carreteras también fue asociado  con un aumento en todos los casos de mortalidad reportados en áreas donde la contaminación por ruido sobrepasó los 60 decibeles.

Según los datos más recientes presentados por la Secretaría Auxiliar de Planificación y Desarrollo de Salud apuntan a que el cáncer, las enfermedades cardiovasculares y la diabetes ocupan los primeros tres lugares entre las diez causas de muerte en el país.

Sobre porqué el ruido generado por los vehículos en movimiento tiene un impacto directo en la salud, los investigadores ofrecieron varias posibilidades algunas publicadas en estudios anteriores.  Los sonidos ambientales, por ejemplo,  pueden aumentar la presión arterial, los niveles de estrés y el ritmo cardíaco  lo que tiene un efecto acumulativo en la salud con el paso del tiempo. 

El papel del ruido en la presión arterial, en particular,  podría explicar el alto riesgo en accidentes cardiovasculares en las personas que  residen a lo largo de las vías vehiculares más ruidosas.

 Aunque los investigadores intentaron controlar otras variables,  es muy difícil eliminar otros issues como la situación socioeconómica y la contaminación del aire, por mencionar algunos. 

Los modelos para medir el ruido utilizados por el grupo no pudo medir circunstancias como  el lugar de trabajo. Dicho esto, los resultados son compatibles con los de otros estudios que estudian el tráfico y su efecto en la salud.  Los que existen  muestran los mismos resultados que se encontraron en este análisis hecho en Londres.

En Puerto Rico, no debería ser muy distinto entonces. 

Visite la portada