Es mucho lo que se ha dicho sobre el parecido entre los chimpancés y los seres humanos, y ahora hay otro más.

Estos primates tienen los mismos tipos de sonrisas que las personas, lo que sugiere que los diferentes gestos de reír han evolucionado a partir de expresiones positivas de los simios ancestrales.

Los nuevos hallazgos de la Universidad de Portsmouth, en Reino Unido, proponen que la comunicación de los chimpancés es más parecida a la de los humanos de lo que se creía previamente. 

La investigación también encontró que son capaces de sonreír en silencio.

Según la información publicada en el portal AlphaGalileo, la investigadora Marina Davila-Ross y sus colegas estudian las expresiones faciales de los primates para descubrir los orígenes evolutivos de la risa humana y la sonrisa.

“Los seres humanos tienen la flexibilidad de mostrar su sonrisa con y sin hablar o reír. Esta capacidad de utilizar de forma flexible nuestras expresiones faciales nos permite comunicarnos de manera más explícita y variada, pero hasta ahora no sabíamos que los chimpancés también podrían producir de manera flexible las expresiones faciales sin el sonido (la carcajada)”, indicó la investigadora.

Para el estudio filmaron a 46 chimpancés y usaron un sistema de codificación de expresión facial diseñado para estos animales. Creado por Kim Bard, el sistema permite examinar los movimientos faciales sutiles y compararlos con los de los humanos.

En la investigación se encontró que las risas que son acompañadas por sonidos tienen el mismo origen evolutivo que las humanas. El estudio sugiere, además, que la flexibilidad en las expresiones faciales ya estaba presente en los antepasados simios y surgió muchos antes de que los humanos evolucionaran.

Lo que todavía es una diferencia clara entre los humanos y los antepasados simios es que es bien raro que los chimpancés muestren las patas de gallo al reír, algo que sí ocurre en las personas.