Nota de archivo: publicada hace más de 90 días

Abogada líder del MINH cita repercusiones de giro sobre parejas gay

Por Primerahora.com 03/21/2015 |03:21 p.m.
Todo aquel que se ame y se cuide debe tener el mismo derecho.
La letrada dijo en un comunicado de prensa que las declaraciones del licenciado Miranda reconocen que no es correcto que a unos ciudadanos en el país se les nieguen los derechos que otros disfrutan por motivos de orientación sexual. (Archivo)  

La copresidenta del Movimiento Independentista Nacional Hostosiano (MINH), Wilma E. Reverón Collazo, elogió hoy, sábado, la determinación del Departamento de Justicia en el caso de la demanda judicial presentada por la licenciada Ada Conde para que se reconozca en Puerto Rico como legal y legítimo el matrimonio que contrajo con su pareja, Ivonne Álvarez Vélez, en el estado de Massachusetts.

La decisión del Secretario de Justicia, César Miranda, en representación del Gobierno del Estado Libre Asociado de Puerto Rico de no insistir en la constitucionalidad del Artículo 68 del Código Civil de Puerto Rico definiendo el matrimonio como la unión entre hombre y mujer, únicamente,  es un paso en la dirección correcta hacia la igualdad, la justicia y la ejecución de los derechos humanos, declaró la licenciada Reverón Collazo.

La letrada dijo en un comunicado de prensa que las declaraciones del licenciado Miranda reconocen que no es correcto que a unos ciudadanos en el país se les nieguen los derechos que otros disfrutan por motivos de orientación sexual.

“Esos mismos derechos deben estar disponibles para aquellos que se aman, que se cuidan entre sí, que trabajan y aportan a nuestra sociedad igual que los demás”, sostuvo la líder del MINH al reaccionar a la decisión que ha sido repudiada por sectores religiosos.

Según Reverón Collazo, las implicaciones legales de este cambio en la política pública del gobierno en este tema son diversas y van desde el mero hecho de acceder a un matrimonio civil hasta a asuntos relacionados con derechos de herencia y al derecho a tomar decisiones al momento de la enfermedad y muerte de su pareja.

El derecho a ser incluido en servicios de salud, a no ser discriminado por la orientación sexual en todos los ámbitos de la vida, vivienda, trabajo también repercute en la decisión anunciada el viernes por Miranda.

“Esta decisión que le hace justicia a un sector importante de nuestra población en manera alguna incide en la libertad de culto. Al contrario, fortalece y valida la separación de iglesia y estado y a la vez deja en libertad a las Iglesias decidir si celebran o no matrimonio de personas del mismo sexo”, argumentó la licenciada Reverón Collazo en declaraciones escritas.