San Juan. El presidente de la Asociación de Comercio al Detal (ACDET) de Puerto Rico, Iván Báez, advirtió de que si no se reactiva la actividad comercial el desempleo será rampante a causa de una crisis por la COVID-19 que en el sector minorista ha provocado que cerca de 50,000 personas pierdan temporalmente sus empleos.

"El sector del detal -minorista, compuesto por empresas especializadas en la comercialización masiva- está preparado" para volver a la actividad, señaló Báez este viernes en entrevista con Efe.

El comercio minorista podría haber perdido solo en un mes cerca de 1,000 millones de dólares por la inactividad obligada del sector a causa del cierre de establecimientos por el coronavirus.

Báez indicó que por ello tiene que volver a ponerse en marcha la actividad comercial, aunque matizó que deberá hacerse de forma responsable y tomando todas la medidas sanitarias necesarias.

El directivo resaltó que para la economía de Puerto Rico el comercio minorista es fundamental, ya que genera más de 150,000 empleos directos en cadenas de tiendas, centros comerciales y proveedores de servicios al sector tales como bancos, aseguradoras, compañías de seguridad y sistemas de información, entre otros.

Actualmente, 75 % de los establecimientos minoristas están cerrados, lo que contribuirá a una caída de las ventas durante 2020 que se situarán entre el 5 y el 7 %.

Báez recordó que el comercio al detal supone cerca del 8 % de la economía de Puerto Rico y que por ello, aunque manteniendo todas las medidas de protección que sean necesarias, se debe de avanzar hacia la vuelta a la normalidad lo antes posible.

"La actividad se ha ido recuperando poco a poco pero los centros comerciales siguen todavía cerrados", subrayó, después de recordar que estos suponen entre 60 % y 65 % del comercio al por menor.

"Por el bien de la economía de Puerto Rico al final del mes de mayo el 100 % del comercio al detal debería estar operando", dijo Báez, aunque enfatizó que se deben hacer bien las cosas desde el punto de vista de las medidas sanitarias o se produciría un retroceso.

El directivo detalló que para facilitar la transición hacia la totalidad normalidad en el comercio al detal la ACDET publicó esta semana una guía para la reapertura de los negocios dedicados a la venta minorista en el proceso de vuelta a la actividad económica.

La guía incluye información sobre la preparación de los establecimientos para la reapertura, protocolos de higiene, cadena de suministros e inventario y horario de operaciones que respete el distanciamiento social.

También incluye un protocolo para proveedores y empleados que incide en el distanciamiento social, la seguridad y la incorporación de procedimientos a través de internet.

La directora ejecutiva de la ACDET, Lymaris Otero, se pronunció esta semana también sobre la vuelta a la actividad del sector para subrayar que la reapertura del comercio se ha condicionado a que los negocios adopten medidas adecuadas de higiene, así como la protección de la salud de los empleados y consumidores.

Otero indicó que por ello la guía contiene pautas rigurosas de seguridad e higiene

El economista Antonio Rosado, asesor de la ACDET, señaló a Efe que en solo un mes el comercio al detal perdió por el cierre de la actividad provocado por la pandemia cerca de 1,000 millones de dólares. Señaló que eso ha tenido una grave consecuencia en el empleo, ya que el sector habría perdido por la crisis del coronavirus cerca de 50.000 empleos.

El economista fue crítico con las decisiones de cierre del Ejecutivo que lidera Wanda Vázquez y aseguró además que la información que aporta el Gobierno no es transparente, en especial sobre las encuestas que maneja.

A finales de abril pasado, Rosado mostró su desacuerdo por el cierre anunciado por el Gobierno para el comercio al detal los domingos de establecimientos considerados esenciales -supermercados, farmacias y gasolineras, entre otros-, ya que suponía una pérdida por día de más de 200 millones de dólares.

El sector de comercio minorista es uno de los principales motores de la actividad económica de la isla, siendo fuente de sustento de 125,000 puertorriqueños, cuyo salario total anual suma más 2,000 millones de dólares.

Tras cerca de 50 días de confinamiento, toque de queda y cierre de comercios debido a la pandemia, Puerto Rico comenzó el pasado lunes, de manera gradual, el proceso de reapertura.

Vázquez aprobó la orden ejecutiva 2020-038, que extiende el periodo de toque de queda hasta el 25 de mayo, con el objetivo de controlar el contagio de COVID-19 pero permitiendo a la vez, de forma limitada la apertura de ciertas industrias y comercios.