Un tercio de los autos que son entregados a los bancos del país son de conductores que han acumulado miles de dólares en multas por pasar los peajes de Autoexpreso sin pagar, dijo ayer el defensor de consumidores Gilberto Arvelo, mejor conocido como Doctor Shoper.

La Oficina del Comisionado de Instituciones Financieras (OCIF) informó esta semana que los bancos están reposeyendo en Puerto Rico alrededor de 1,800 vehículos de motor todos los meses.

La estadística es global. No separa los autos embargados de los vehículos que se están entregando de forma voluntaria.

Según Arvelo,  “por la razón que sea, en Puerto Rico mucha gente está recibiendo un número astronómico de multas”, que acumuladas suman  $4,000 o $5,000. Como el dueño del carro no las puede pagar, opta por deshacerse del vehículo.

“Un tercio de las reposesiones son por esta razón. Como el conductor no puede pagar los $5 mil para sacar un marbete nuevo, va al banco y le entrega el carro”, dijo Doctor Shoper, quien mencionó que muchos ciudadanos cuando van al banco no informan sus deudas con el Departamento de Transportación y Obras Públicas.

Arvelo mencionó que una compañía que financia automóviles -de las más reconocidas del país-, tiene tantos autos reposeídos que se vio obligada a alquilarle un lote de terreno a una  empresa de seguros para poder guardar los vehículos.

En lo que va de año, los bancos han reclamado la titularidad de 10,737 automóviles. En 2013, fueron reposeídas casi 20 mil unidades (19,846) para un promedio de 1,653 al mes.