Mike Dunleavy ayudó con 20 puntos y los Bulls de Chicago estuvieron cerca de un récord de la NBA, con lo que liquidaron al fin a los empeñosos Bucks de Milwaukee, al triturarlos el jueves por 120-66.

Con su victoria en el sexto encuentro de la serie, Chicago amarró su boleto para las semifinales de la Conferencia del Este.

Los Bulls, que se medirán a los Cavaliers de Cleveland en la siguiente etapa, se quedaron a cuatro puntos del récord de la NBA, del mayor margen de victoria en un encuentro de playoffs.

Minnesota humilló 133-75 a Saint Louis el 19 de marzo de 1956.

"Uno se siente mucho mejor cuando el balón entra a la canasta", expresó el entrenador de Chicago, Tom Thibodeau. "Uno a veces no tiene el control de cuándo entra el balón o cuando no, pero lo que sí puede controlar es la intensidad y la concentración".

El encuentro quedó definido muy pronto, pero aun así deparó mucha de la intensidad y rudeza que marcaron los primeros cinco duelos de la serie.

Y Dunleavy fue protagonista de muchas de esas acciones. Fue como si quisiera intimidar a los jóvenes Bucks con duras jugadas que encontraron pronto represalias.

Recibió el golpe que llevó a la expulsión de Giannis Antetokounmpo, de Milwaukee, por una falta flagrante en segundo grado, justo antes del intermedio.

"Ellos habían ganado algo de impulso en esta serie, con dos victorias seguidas", indicó Dunleavy. "Entramos a la cancha y los aplastamos. Eso es frustrante, y cualquiera que haya estado ahí lo sabe. Así que los entiendo".

El español Pau Gasol totalizó 19 puntos y Jimmy Butler añadió 16 por los Bulls, que ganaron los tres primeros encuentros de la serie pero perdieron los dos siguientes ante la férrea defensiva de los Bucks, que esta vez simplemente se desmoronó.

"Definitivamente fue una dura batalla en toda la serie", dijo Joakim Noah, de los Bulls. "Simplemente ganar así es lo que necesitábamos. Vamos a la siguiente serie con mucha confianza. Tuvimos que corregir mucho en esta serie".

Por los Bucks, el mexicano Jorge Gutiérrez permaneció 12:00 minutos en la cancha, con dos puntos, un rebote, una asistencia y una falta.