Con una población de Baby Boomer instalada ya en la edad avanzada y el aumento de personas ‘seniors’ solteras y sin hijos, casi una cuarta parte de los norteamericanos de 65 años o más está en riesgo de convertirse en “huérfanos mayores”, un grupo vulnerable que requiere un mayor esfuerzo de sensibilización.

Según un estudio del sistema de salud North Shore reseñado en el portal EurekAlert, esta población continuará en crecimiento por el aumento en la expectativa de vida, por lo que el Gobierno y la sociedad deben prepararse para atenderla.

“Practicamente no hay ninguna estructura para hacerle frente a esta población que está oculta justo frentre a nosotros”, señaló la autora principal del estudio, la geriatra Maria Torroella Carney.

El término “huérfanos mayores” (elder orphans, en inglés), se refiere a que envejecen sin el apoyo de ningún familiar o conocido que pueda actuar en su nombre.

“Nuestro objetivo es destacar que es una población vulnerable y tenemos que determinar qué servicios comunitarios, sociales, educativos y de respuestas de emergencia pueden ayudarles”, explicó.

Los datos del censo de 2012 mostraron que alrededor de un tercio de los norteamericanos entre los 45 y los 63 años estaban solteros, un aumento de casi un 50 por ciento desde 1980. 

Los datos también reflejaron que cerca de un 19 por ciento de las mujeres entre los 40 y los 44 años no tenían hijos.

Según la geriatra, si a la población de los Baby Boomers se les proporcionan servicios sociales y apoyo temprano, a la larga les evitará altos costos de cuidado médico. Pero para hacerlo es necesario una mayor conciencia de su presencia y sus necesidades.