Son muchas las personas que no quieren envejecer y hacen lo indecible para lograr esa meta. Algunas con cirugías, otras con productos de belleza y unos cuantos con ejercicios y buena alimentación logran retrasar un poco los efectos del paso del tiempo.

Sin embargo, según las cifras de proyecciones del Censo Poblacional de Puerto Rico, en este año se estima que las personas mayores de 60 años alcanzarán el 23% de la población total de la Isla. Precisamente, según el geriatra Ariel Cruz Igartua, este sector de la población tiene unas necesidades particulares y van a exigir a sus proveedores de salud que se les oiga y atienda de la mejor forma posible.

Cruz Igartua dice que como parte de su práctica buscar alternativas para mantener "lo más jóvenes y saludables posible a sus pacientes dentro del proceso normal de envejecimiento".

A estos y a sus familiares les da unas herramientas que llama: “siete trucos para no envejecer”, de forma que lleguen a edades avanzadas con la máxima función y calidad de vida posible.  

1. Dieta Mediterránea e hidratación adecuada- Se ha demostrado que la dieta Mediterránea es muy beneficiosa para  la salud cardiaca y evitar el Alzheimer. Esta consiste de vegetales (frutas, verduras, legumbres, y frutos secos como las nueces), cereales (principalmente integrales), aceite de oliva, pescado, carnes de aves y de una a dos copas de vino tinto diarios (si no puede tomar vino, puede usar uvas frescas con cáscara o “blueberries”). La hidratación adecuada es muy importante para mantener el funcionamiento de los órganos y evitar condiciones como el estreñimiento. Se recomienda ingerir un litro de agua al día (a menos que el paciente tenga otras necesidades particulares discutidas con su médico).

2. Ejercicio físico y dormir bien - el ejercicio aeróbico es fundamental para mantener el organismo en óptimas condiciones. Mantener una actividad física de caminar y estirar los ligamentos y músculos por un tiempo de 30 minutos diarios (por lo menos 5 días a la semana) es muy importante para mantener la fuerza muscular,  la flexibilidad de los ligamentos y la dureza de los huesos. También,  dormir bien es muy importante y se ha encontrado que es suficiente con dormir 5 horas diarias (puede variar de persona a persona).  El sueño de los adultos mayores tiende a ser menos profundo pero reconfortante. El no dormir bien se asocia a debilidad, depresión y pérdida de la memoria.

3. Socializar y manejo adecuado del estrés - Al ser humano le gusta y necesita compartir con otros. Esa interacción es muy importante para sentir que no está solo y que es importante y necesario dentro de la familia y comunidad. El individuo necesita que le digan lo bien que se ve, que le pregunten cómo se siente. Esto nos ayuda a manejar el estrés, que es un factor de mucha importancia para mantenerse saludable y joven. El estrés es necesario, pues nos motiva a actuar y a buscar soluciones a los problemas, pero se puede convertir en algo angustiante y que impide disfrutar la vida.

4. Chequeo preventivo y vacunación - Por lo menos dos veces al año visite a su médico para que lo evalúe y le haga pruebas rutinarias. Es importante esa evaluación que persigue detectar temprano condiciones o enfermedades, que a tiempo se pueden controlar. La vacunación es una forma de prevenir enfermedades infecciosas y que pueden ser graves en personas de edad avanzada. Las vacunas contra la influenza, pulmonía, culebrilla, el tétano y la difteria están disponibles en los Centros de Vacunación.

El geriatra Ariel Cruz Igartua (Suministrada) 

5. Cuidado de la piel – Es el órgano más grande de nuestro cuerpo y el que más que descuidamos. El sol que recibimos diariamente va dañando la piel y cuando llegamos a edades de 60 años o más frecuentemente nos salen manchas y arrugas que se pudieron evitar si nos hubiésemos protegido con bloqueadores solares durante la juventud. Sin embargo,  sigue siendo importante usar bloqueadores solares en todas las edades para protegerse del sol. También se recomienda el uso de sombreros y ropa protectora.

6. Ejercicio mental diario: aprenda cosas nuevas, música, arte, sudoku, lectura. La mente hay que estimularla y ejercitarla tanto o más que los músculos del cuerpo. Nuevas prácticas ofrecen otras experiencias de aprendizaje que estimulan distintas áreas del cerebro y mantienen la mente ágil y joven.

7. Control de enfermedades crónicas y evitar hábitos tóxicos- Una vez surgen las enfermedades crónicas, hay que trabajar con ellas para controlarlas y evitar que se compliquen. Evite hábitos tóxicos como: fumar, ingerir alcohol en cantidades inadecuadas y usar drogas ilícitas. Estos hábitos y las enfermedades crónicas descontroladas (como la Diabetes Mellitus y la alta presión arterial)  causan deterioro de las células en todo el  organismo, y en particular el cerebro, el corazón y los riñones, asociándose a la pérdida de memoria y al desarrollo de problemas cardíacos y renales.

Para más información, puede comunicarse con el doctor Cruz Igartua al 787-589-8092.