Como parte de los acuerdos a los que se llegó hoy en el proceso judicial que se sigue contra el Municipio Autónomo de Ponce, el juez Mariano Vidal concedió un término a los empleados municipales a que presenten evidencia de que tienen un segundo empleo, que estudian o que tienen una necesidad particular.

En la vista de Injuction, se expuso que los 67 empleados no siguieron el proceso que requiere la Orden Administrativa número 16, la cual dicta que para los empleados poder tener un segundo empleo deben solicitar un permiso en el Municipio con anterioridad.

“Tenemos empleados municipales que tienen un segundo empleo y no lo habían notificado, lo cual puede constituir una violación a las normas de la Oficina de Ética Gubernamental”, explicó Marieli Paradizo, Directora de la Oficina de la División Legal. 

Asimismo, señaló que el Municipio decidió darles la oportunidad a los empleados para que informen conforme a ley y reglamento el segundo empleo o estudio y para que expongan las razones por las cuales se les debe modificar la jornada de cuatro horas diarias a solo dos días y medio de trabajo.  

“En el tiempo establecido por el tribunal, la oficina de recursos humanos y los directores evaluarán cada caso individualmente, tomando en consideración las necesidades de cada departamento, esto para que no afecten los servicios al pueblo. Esa siempre ha sido nuestra prioridad”, reiteró Paradizo.

Indicó que la representación legal del Municipio presentó una moción de desestimación, la que deberá ser contestada en 30 días por la parte demandante.

La contención de los peticionarios era que la vista de Injunction fuera una expedita y se resolviera todo en el día de hoy, según lo alegaron en la demanda, pero luego de las conversaciones iniciales de los abogados quedó claramente establecido que no era posible que se adjudicara en el día de hoy el recurso incoado convirtiéndose éste en un pleito ordinario. Lo cual constituye una victoria para el Municipio de Ponce, contrario a lo reportado erróneamente por algunos medios.